Tal como han aprobado presupuestos de ingresos y de egresos al estado, como a los 11 municipios, queda la impresión de que no hay estudios previos ni fundamento científico o base técnica que deje en claro y con especificaciones los conceptos que se tendrán en entradas y salidas de dinero en las arcas municipales y del estado, “parecería que se cae en aquel aforismo, de que todo lo que entra sale, sin más explicación”, manifestó el presidente de la Comisión Fiscal de la Coparmex, Carlos Maza Arévalo.

En materia estatal, lamentó que los diputados no hayan cuidado los tres principales rubros que deberían ser más atendidos, sobre todo en medio de la pandemia y que además, han sido descuidados por parte del gobierno federal, como son el de salud, seguridad y educación, en donde se aplicaron descuentos considerables y sin embargo, se asignaron aumentos presupuestales a áreas que no tendrían justificación, como el Patronato de la Feria y Turismo, “como para qué, si turismo de momento no hay y feria, no hubo este año y se supone que se debieron tener ahorro para destinarlo en 2021, que tampoco hay certeza de que vaya a haber verbena”.

Es menester señalar que el presupuesto es un documento oficial que se supone “comunica a los ciudadanos el importe que se ha asignado y aprobado por el Congreso del Estado para realizar actividades que le corresponden al estado y los ayuntamientos, tan importante es que deberían especificar los conceptos por los que hay ingresos, pero ser todavía más claros sobre el destino de los recursos, no dejarlo a la interpretación”, pues hasta ahora todo pareciera que el principal gasto se va en nómina y adquisición de materiales, pero se requiere saber si hay infraestructura, servicios y atención a demandas ciudadanas.

Maza Arévalo insistió que si se tienen limitaciones con el presupuesto asignado por la Federación a Aguascalientes, específicamente para rubros muy específicos que ponen en riesgo la estabilidad social y económica de la entidad, los legisladores, pero también quienes desde los gobiernos del estado y los municipios, propusieron las Leyes de Ingresos y Egresos, debieron analizar de manera precisa los conceptos y dejar en claro el destino de los recursos.

Ahora, tal y como han quedado los presupuestos, se espera que las contralorías municipales y del Estado trabajen realmente como debe, y que el recurso se gaste de manera correcta, no se deberá aceptar tanto “lo que reza el dicho de que todo lo que entra sale, la ciudadanía quiere cuentas claras, pero hasta ahora no ha habido quien las dé, ni siquiera las instancias anticorrupción, que son entes de burocratismo”.