El delito de homicidio se contuvo durante el mes de julio, afirmó el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Álvaro Vizcaíno.

«En el mes de julio de este año, en relación con junio pasado, tenemos una reducción de los homicidios dolosos de menos 9.3 por ciento, esta no es una reducción marginal.

«En el mes pasado se contuvo y se redujo de manera importante el incremento que veníamos viviendo en materia de homicidios dolosos en el País», aseveró.

Datos del SESNSP indican que en julio se iniciaron 2 mil 29 carpetas de investigación por homicidio doloso, mientras que en junio se abrieron 2 mil 237.

Aunque hubo una disminución de 9.3 por ciento de un mes a otro, junio de 2017 es el quinto mes con más asesinatos de las últimas dos décadas.

«Es una buena noticia la reducción de los homicidios que estábamos viviendo», mencionó durante su participación en el foro «Hacia la consolidación del sistema penal acusatorio».

En presencia de funcionarios federales, legisladores y especialistas, Vizcaíno también destacó que la incidencia delictiva total disminuyó 6.6 por ciento el mes pasado.

«En julio tuvimos 10 mil 510 delitos menos que en el mes de junio pasado, esperamos que esto se convierta en una tendencia», expuso», dijo, «estos datos nos hablan de que no hay una relación entre incidencia delictiva y el sistema de justicia», enfatizó en la antigua sede del Senado.

«Los problemas del sistema de justicia están en algunos operadores que no se han capacitado suficientemente y en piezas que no han terminado de consolidarse».

Plantean eliminación del arraigo

El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, planteó la eliminación de la figura del arraigo, como parte de los ajustes al sistema penal acusatorio.

«El arraigo le ha generado descrédito al sistema de justicia penal y le ha arrojado pocos y malos beneficios», opinó.

«En consecuencia habría que pensar en la eliminación del arraigo, figura típicamente inquisitiva porque con él se detiene para investigar, en lugar de investigar para detener, que es el espíritu del sistema de justicia penal».