Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al afirmar que su filosofía es ser feliz, el Presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la mafia la tiene muy difícil, pues no puede comprar a los integrantes de su Gobierno ya que no tienen precio.

“Yo tengo como filosofía el ser feliz, no por bienes materiales que acumule o por títulos o por fama, yo creo que la felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra conciencia y estar bien con el prójimo”, dijo.

“Entonces, la tienen difíciles (sic) los de la mafia porque ¿cómo le van hacer, si no tenemos precio? Lo que estimamos más importante en nuestra vida es la honestidad, y esta doctrina, esta filosofía, es la que queremos que se vaya extendiendo, una nueva corriente de pensamiento”, añadió al inaugurar un cuartel de la Guardia Nacional.

López Obrador afirmó que esta condición les ha ayudado a erradicar la impunidad; puso como ejemplo la detención de los presuntos responsables de la masacre de noviembre de 2019 de nueve integrantes de la familia LeBarón.

“(Ahora) el que comete un delito es castigado. ¿Quieren un ejemplo? Lo que sucedió lamentablemente con el asesinato de seis niñas, niños, y tres mujeres en Bavispe. ¿Qué pensaban?, ¿que iban a quedar impunes esos crímenes? ¡Pues no! Hay 20 detenidos. Nos llevó tiempo, pero se hizo justicia, y así va a hacer siempre, en todo”, dijo.

El Presidente resaltó la importancia de lograr la paz y aseguró que se va avanzando con ayuda de la Guardia Nacional, con elementos militares, cuya creación calificó como una “decisión histórica”.

“¿Qué se puede hacer si no hay paz y tranquilidad? Lo principal es eso y nosotros estamos avanzando en ese propósito”, dijo.

En el acto, adonde acudieron la Gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, y el Gobernador electo, Alfonso Durazo, el Presidente informó que van a programar de nuevo el festejo por el primer aniversario de la Guardia Nacional, que fue suspendido el miércoles en el Campo Marte por la lluvia.

El Presidente sostuvo también que la construcción de 248 cuarteles de la Guardia Nacional en todo el País representa una nueva estrategia de enfrentar la violencia, pues la extinta Policía Federal estaba centralizada.

“Esto no existía, por eso es nuevo, por eso hablo de que es una nueva estrategia. Lo que se tenía, como todos sabemos, era una Policía Federal centralizada, que operaban desde la Ciudad de México.

“Esa Policía Federal era enviada a estados y municipios cuando se agravaba la situación de inseguridad y la violencia, pero no tenían un territorio ni llegaron a tener instalaciones en el País”, expresó.