Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Al igual que el Covid-19, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no da tregua a las empresas.
Según una encuesta realizada por la Caintra Nuevo León a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), el 30 por ciento de los encuestados consideró que en esta época de pandemia el cobro de impuestos ha aumentado e incluso se ha vuelto más intimidatorio.
Con ello, además de hacer frente a las bajas o nulas ventas y los costos fijos de sueldos y rentas, las empresas también se ven presionadas por el Gobierno federal a realizar el pago de los impuestos.
“Nuestros socios notan un incremento en la intensidad recaudatoria del SAT durante la pandemia e incluso hay menciones en la encuesta de que sienten un incremento en las medidas y posturas que les parecen excesivas e intimidantes”, señaló en videoconferencia, Adrián Sada Cueva, presidente de la Caintra.
Pero el SAT no sólo está fiscalizando más, sino que la devolución del IVA a empresas y personas físicas con actividad empresarial se sigue demorando o incluso ha empeorado.
El 67 por ciento de los encuestados señaló que el fisco se sigue tardando lo mismo, mientras que el 18 por ciento consideró que ha empeorado.
“Si le preguntan a una pyme cómo las podría ayudar el Gobierno, la respuesta va a ser que le devuelvan el IVA que les corresponde, ya hay un compromiso, pero hasta el momento las pymes no lo han visto reflejado”, señaló Sada Cueva.
“Necesitamos más apoyo y más sensibilidad”.
Así, las condiciones de liquidez de las empresas se vuelven cada día más críticas y algunas se han visto ya en la necesidad de cerrar o despedir empleados.
Según información de la Cámara empresarial, el 12 por ciento de las empresas encuestadas ya cerró.
“Los empresarios han tenido que hacer uso de sus ahorros patrimoniales, han tenido que pedir prestado, en algunos casos han tenido que reducir las jornadas de trabajo con su respectivas bajas de sueldos, entre otras cosas que les ha permitido mantenerse a flote”, expuso Guillermo Dillon, director de la Caintra.
En este sentido, los directivos del organismo industria resaltaron que el 15 por ciento de las pymes se ha visto orillado a realizar recortes de personal, mientras que el 45 por ciento redujo sus jornadas de trabajo.