El coordinador estatal de Prevención de Accidentes del Instituto de Servicios de la Salud del Estado de Aguascalientes, Nephtaly Puentes Vázquez, lamentó que a estas alturas no exista una verdadera conciencia sobre los riesgos que implican ingresar a presas y embalses de agua, donde se han suscitado algunas tragedias. Tan sólo durante el pasado fin de semana se registró un nuevo caso de sumersión, manchando el operativo de Semana Santa.
En lo que va del año se han registrado al menos tres fallecimientos por ahogamiento. El año 2017 fue el de mayor incidencia, cuando se registraron 18 muertes por las mismas causas; durante el 2016 fueron 15 casos los contabilizados. En la mayoría de las tragedias las víctimas se encontraban en estado de ebriedad.
“La temperatura –del agua– no es la óptima, las condiciones no son las mejores y si a eso le sumamos que las personas están en estado etílico, eso hace que se convierta en una tragedia” expresó.
Puentes Vázquez señaló que Aguascalientes cuenta con presas y bordos que son monitoreados de manera periódica por los cuerpos de emergencia, sobre todo en fechas importantes como Semana Santa o vacaciones de verano, pero a pesar de contar con ésta supervisión y de señales preventivas, no se ha podido erradicar tal problema.
“No se puede tener un policía, un paramédico y un bombero atrás de cada uno. Este es un tema de cultura. En Aguascalientes se puede tener el control de cada uno de los sitios donde se acude, pero se requiere de conciencia” sentenció.