Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Hace cuatro años arrancó el proyecto de la Cámara Maya, una planta de refrigeración, propiedad de Sanofi México, que abrió sus puertas este 2021 y que destinará el 90 por ciento de su espacio para vacunas a almacenar dosis gratuitas contra la influenza.
En entrevista, Enrique Schleske, director de la Cadena de Suministro de esta compañía explicó que este año uno de sus principales usos, será el resguardo de las vacunas para la “campaña contra influenza más grande en la historia del País”.
Adelantó que, de acuerdo con lo informado por el sector público, dicha jornada empezará en octubre y se prevé que se distribuyan más de 36 millones de dosis.
“Lo que menos queremos como sociedad es tener dos enfermedades coexistiendo (Covid e influenza) y que tuvieran un impacto así en la sociedad. Entonces, la campaña de influenza continúa, puesto que el virus sigue activo, mutando y hemos visto con los años que no podemos bajar la guardia”, dijo.
La cámara de Sanofi está situada en Ocoyoacac, Estado de México, y alcanza temperaturas de entre 2 y 8 grados. Schleske resaltó que además ayudaría con la conservación de medicamentos oncológicos, para diabetes y algunos otros de alta especialidad.
“La Cámara Maya viene a triplicar nuestra capacidad, tenemos ahora 550 nuevas exposiciones de tarima, como le llamamos, dependiendo de la vacuna o del medicamento es lo que se puede almacenar en cada una de ellas. Por ejemplo, una vacuna puede tener 50 mil dosis en una tarima”, expuso.
“De lo que tenemos ahorita de las vacunas, estamos hablando de volúmenes que van del 90 por ciento, más del 90 por ciento se van al sector público”, añadió sobre la cámara que fue inaugurada el 24 de junio y que tuvo una inversión de 2 millones de euros.
Informó que junto con la empresa paraestatal Birmex se proyecta otra planta o cámara con el nombre Azteca, en Cuautitlán, Estado de México. Señaló que se estima que esté lista en dos años, y en un futuro resguarde vacunas 100 por ciento mexicanas.