Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría del Trabajo lanzará el Programa de verificación laboral voluntaria.
Este consiste en que los patrones declararán a las autoridades laborales sobre su cumplimiento en temas como condiciones generales de trabajo, capacitación y salud, entre otros.
El programa busca crear mecanismos alternos a la inspección, para hacer más eficientes los recursos que tiene la Secretaría del Trabajo.
Además de que los patrones contarían con esquemas sencillos y transparentes para dar cumplimiento a las normas laborales, según el Acuerdo que se encuentra en consulta en la Conamer.
A los patrones que se inscriban a este mecanismo de inspección se les exceptuará de las visitas de inspección ordinarias, en caso de que cumpla de manera satisfactoria con las normas.
A pesar de que ello, las autoridades laborales tienen la facultad de vigilar el cumplimento de las obligaciones laborales, advirtió la STPS.
Se espera que a partir de diciembre empiece a operar este programa, expuso Germán de la Garza, experto en temas laborales de Deloitte.
«Las empresas, a partir de diciembre, van a tener la posibilidad de seguir un programa de autoverificación de manera tal que puedan acreditar el cumplimiento de sus obligaciones patronales, eso es lo que nos han transmitido desde la Secretaría del Trabajo.
«De esta manera, la Secretaría, que está limitada en cuanto a recursos para llevar a cabo inspecciones, se enfocará en aquellas empresas que no son parte de ese programa de verificación y con ello puedan eficientar los recursos», explicó De la Garza.
Señaló que el argumento de la autoridad es que en las inspecciones se han enfocado a grandes empresas, que son las que están en cumplimiento de las obligaciones, y se ha dejado fuera de las revisiones a un grupo importante de medianas y pequeñas empresas .
Según el Programa, el patrón podrá proporcionar información en los temas como Condiciones generales de trabajo; Capacitación y Adiestramiento; Seguridad y Salud, entre otros.
Recordó que en el pasado ya se tuvieron programas similares que no funcionaron.
«Estos mecanismos no han funcionado, no es nada novedoso. El hecho de que se invite al patrón a hacer un autodiagnóstico de su nivel de cumplimiento normativo ya existía en el Programa de Autogestión en Seguridad y Salud en el Trabajo.
«Se les decía que se inscribieran de manera voluntaria a fin de evitar inspecciones ordinarias. Pero lo que pasó en la realidad es que el sistema no funcionaba y los patrones dejaron de participar porque se transformó en un padrón de cacería de brujas», aseguró De la Garza.