Preocupa el estado emocional de familiares y cuidadores de pacientes con demencias ante el actual confinamiento derivado de la contingencia por el COVID-19 y las consecuencias que se pudieran generar una vez que puedan volver a la “nueva normalidad”, reconoció la presidenta de la Fundación Familiares de Alzheimer Aguascalientes, Bertha Dora Quezada Sánchez.
Afirmó que el actual confinamiento por la pandemia ha obligado a muchas familias a “descansar” a los cuidadores que tenían y actualmente la carga la lleva un familiar directo para el caso de aquellos pacientes con alguna demencia, situación que no sólo ocurre en Aguascalientes sino en todos los países. “Quienes trabajaban y tuvieron que dejar de trabajar, sabemos que se la están viendo en situaciones críticas, la economía baja, no es nada más la atención, lo cual afecta”.
Ante este panorama, dijo que los riesgos más latentes que ven son las posibles afectaciones emocionales que se pueden ver exacerbadas en los cuidadores directos, aunado a la carencia económica, la falta de algunos medicamentos y otras situaciones que se puedan complementar.