Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-México tendría que triplicar el gasto que destina actualmente a la compra de vacunas para poder adquirir el biológico que se desarrolle contra Covid-19, de acuerdo con un análisis del Instituto Farmacéutico (Inefarm).
Ante ese panorama, es necesario que el país prevea desde ahora recursos para la nueva vacuna, sin descuidar el presupuesto de las otras dosis que aplica cada año, aseguró Enrique Martínez, director general de Inefarm.
En entrevista, explicó que la vacuna contra Covid-19 podría estar lista en 12 o 18 meses y tener un costo aproximado de 10 dólares por dosis, según la estimación de un laboratorio que trabaja en el desarrollo del nuevo biológico.
Con ese posible precio de salida, afirmó, México tendría que destinar 26 mil millones de pesos para lograr vacunar al 70 por ciento de su población, como suele recomendar la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Esa cifra representa casi dos veces lo que compra el ISSSTE de medicamentos en un año.
“Eso nos puede dar una señal de la presión financiera que necesitaríamos enfrentar para garantizar en este virus la vacunación, sin menoscabo de las otras vacunas”, advirtió.
El experto expuso que en 2019 el gasto total del país en 26 tipos de vacunas fue de 9 mil millones de pesos. Sólo en los biológicos para la influenza se invirtieron 2 mil 200 millones.
“Se necesita destinar partidas presupuestales especiales para garantizar el acceso a la nueva vacuna”, subrayó Martínez.
Por ello, agregó, la próxima iniciativa de egresos de la federación debería contemplar este posible presupuesto.
“Esto involucraría un gasto muy fuerte que debería de cubrir en su totalidad el sistema público de salud mexicano. Va a tener que hacer un doble esfuerzo, porque, además de reponer lo que no ha comprado en tiempo, se le va a agregar esta presión enorme”, apuntó.
Una opción para que el país pudiera garantizar el acceso a la vacuna contra Covid-19, indicó, sería la posibilidad de lograr una producción local a un precio más bajo.