Bernardo Uribe
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar del anuncio de que el megaproyecto inmobiliario en los alrededores del Estadio Azteca se limitará a remodelaciones al interior, el Frente por la Defensa de los Pueblos y Barrios del Anáhuac criticó que no haya sido compartido a los vecinos, ya que se desconocen los alcances y afectaciones.
Alejandro Velázquez, vocero de la organización, indicó que los planes no han sido compartidos por parte de la inmobiliaria o del Gobierno capitalino, por lo que los colonos siguen con la incertidumbre de los posibles cambios de uso de suelo.
«El Estadio Azteca sigue teniendo las conexiones de pozos de agua, aunque digan que ya no se harán las plazas, sigue el problema del desabasto que sólo afecta a los vecinos; si están planeando albergar el evento de inauguración del Mundial de fútbol, obviamente no serán trabajos mínimos, porque tienen que garantizar que haya espacio para los miles de visitantes que vendrán», apuntó.
El Frente organizó una manifestación desde la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) para entregar un pliego petitorio a las autoridades, en el que se demanda que el Sistema de Agua de la Ciudad de México (Sacmex) deje de dar la factibilidad a los desarrollos de alto consumo en zonas de baja capacidad hídrica o en colonias que históricamente han tenido problemas de desabasto.
«Hay torres de vivienda con un consumo estimado de 618 litros de agua al día por departamento, plazas comerciales con un consumo diario de 874 mil y bahías de golf con un consumo de 9 mil 700 litros diarios; de estos megaproyectos, hay algunos que aún cuentan con la autorización, como Mantis, Luis Cabrera, el pabellón Polanco, la plaza comercial Gran Sur», dijo Velázquez.
Dentro del pliego petitorio se exigió que, tanto la Sedema como la de Desarrollo Urbano y Vivienda y el Sacmex nieguen las autorizaciones de impacto ambiental y la factibilidad hídrica a las grandes construcciones que se encuentran actualmente en trámite.