Teresa Martínez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-El sentido común y una cultura de salud cívica son claves para que gimnasios, spas, quintas, salones de eventos, convenciones y centros turísticos no se conviertan en focos de contagio ante la pandemia del Covid-19.
Estos lugares fueron autorizados para reabrir el el viernes por el Gobernador Jaime Rodríguez.
La actividad que ocurre en estos sitios se le conoce como “superspreader” o eventos de contagio masivo potencial, explicó el infectólogo José Tirán.
“Obviamente hay una crisis económica y hay que salir adelante. El verdadero problema es que tenemos una cultura de salud cívica muy pobre”, dijo el especialista. “La gente va a salir a la calle sin medidas. A pesar de todos estos meses vemos que utilizan mal el cubrebocas o muchos no lo utilizan”.
Las medidas que se deben seguir son el uso de cubrebocas, de careta en lugares concurridos, lavado frecuente de manos, y mantener una distancia entre las personas de dos metros por lo menos. También evitar convivir con grupos numerosos y no permanecer junto a otras personas en espacios cerrados y de poca ventilación.
“Estas recomendaciones van contrario a la reapertura”, apuntó. “Se podría hacer una reapertura si tuviéramos una cultura cívica. El problema es que se comportan de una manera muy irresponsable”.

FAMILIAS COVID-19
Aunque apenas el viernes se anunció la reapertura de quintas, por redes sociales han circulado fotos y videos de fiestas en estos espacios.
Entre los casos de Covid-19 que atiende, el neumólogo Abelardo Elizondo enlista por lo menos 15 familias cuyos miembros están contagiados, desde la familia nuclear hasta la extendida.
Los casos tienen en común que el contagio ocurrió en una fiesta familiar.
Por ejemplo, una mujer mayor de 70 años celebró su cumpleaños organizado por sus hijos y nietos. Diez resultaron contagiados y la cumpleañera fue internada en el hospital.
“Creo que esto (la reapertura) no va a funcionar porque la sociedad no está cumpliendo su parte”, dijo Elizondo, jefe de división de Neumología de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax.
Tirán señaló que es frecuente entre los médicos atender a familias enteras contagiadas. Él tiene al menos 35 casos con atención ambulatoria.
“Casi todos los colegas traen 20 o 25 (casos) y es por oleadas. Se detonó mucho en las vacaciones”, contó el infectólogo.
Para la reapertura, Elizondo y Tirán coinciden en que es necesario que el Gobierno aumente las pruebas y así tener un mayor control del contagio.
“Siendo realistas, (la reapertura) va a tener un impacto en una alza de número de casos”, apuntó Michel Fernando Martínez, jefe de unidad de Vigilancia Epidemiológica y Medicina Preventiva en TecSalud.
El líder del equipo médico Covid-19 consideró que el problema será la vigilancia en el cumplimiento de las medidas.
Por ejemplo, si los restaurantes tienen un horario extendido hasta las 00:00 horas, Martínez se pregunta si las medidas se cumplirán hasta esa hora.
“Nos toca ver escenas de restaurantes repletos de gente en lugares cerrados y esas condiciones propician mayor número de contagios”, dijo.

LLAMAN AL SENTIDO COMÚN
En la reapertura es clave el sentido común, coinciden los especialistas, por lo que recomiendan:
– Evitar asistir a lugares y a actividades no esenciales.
– Sustituir el gimnasio, el cine o el spa por alternativas que no impliquen riesgo, como hacer ejercicio en casa o consumir entretenimiento en plataformas streaming.
– No ingresar a restaurantes que no cumplan las medidas.
– Evitar fiestas y reuniones.
– Documentar y denunciar a negocios que no cumplan las normas.