Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Seis relatores especiales de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtieron de presuntas violaciones cometidas en contra de personas que habitan en la región por donde pasará el Tren Maya.
En una carta al Gobierno mexicano, los relatores señalan su preocupación por los posibles impactos del proyecto para las comunidades indígenas que podrían verse afectadas en sus derechos territoriales, su derecho a no ser desalojadas y su derecho a la salud, entre otros, en Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
“Nos preocupa además la información que indica que el estudio de impacto ambiental haya sido inadecuado, conllevando riesgos de daños ambientales”, afirman en la misiva fechada el 21 de noviembre de 2020.
Los relatores detallan que durante el proceso de consulta indígena –acompañado por la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en calidad de observador– ” (se) habrían constatado algunas violaciones al derecho a la consulta y consentimiento previo, libre e informado”.
“El proceso habría sido impuesto para legitimar el proyecto, siendo que la decisión estaba ya tomada al margen del consentimiento de las comunidades. No habría sido culturalmente adecuado, por el escaso tiempo, la falta de acuerdos previos sobre cómo se habría tenido que llevar a cabo y la creación de asambleas regionales que no corresponden a la manera de organizarse de las comunidades”.