La secretaria ejecutiva del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) en Aguascalientes, Blanca Rivera Río, expresó su profunda preocupación ante la creciente normalización de los embarazos en adolescentes en el estado.
En entrevista con El Heraldo, Rivera Río afirmó que este fenómeno no debe aceptarse como una situación normal y es crucial tomar medidas para revertir esta tendencia. «El simple hecho de que ocurra un embarazo en adolescentes es motivo suficiente para alarmarse y actuar», enfatizó.
La secretaria ejecutiva señaló que la gobernadora de Aguascalientes ha instruido trabajar de manera transversal, uniendo esfuerzos de diversas áreas para desarrollar estrategias efectivas. Subrayó la necesidad de intervenir desde la infancia, involucrando a padres, maestros y niños, para que estos últimos puedan identificar situaciones de riesgo y aspiren a convertirse en profesionales.
Las estrategias incluyen pláticas y actividades que serán detalladas próximamente, con la participación de dependencias como educación, salud y la Secretaría de Desarrollo Social, entre otras. Rivera Río confía en que las políticas públicas implementadas tendrán un impacto positivo en la juventud de Aguascalientes y aseguró que estas acciones ya están comenzando a surtir efecto.
El enfoque se centra en fomentar aspiraciones y sueños entre los jóvenes, promoviendo su formación académica y profesional. Según Rivera Río, esta problemática es una de las más preocupantes en Aguascalientes, y se están tomando medidas decisivas para evitar que los embarazos en adolescentes se conviertan en una situación aceptada y normalizada en la sociedad.