Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El principal factor que obstaculizará la recuperación económica en 2021 será la debilidad del mercado interno, según el Banco de México (Banxico).

En su “Reporte sobre las Economías Regionales” del cuarto trimestre de 2020, el banco central reveló las encuestas realizadas a principios de año a empresarios respecto a sus principales inquietudes en materia económica.

El 27 por ciento de los encuestados coincidió en que las condiciones económicas internas son el principal obstáculo para el crecimiento de la actividad económica en los siguientes seis meses.

Esto incluye la debilidad del mercado interno, la alta deuda de las familias y empresas, la ausencia de cambio estructural en México y el bajo acceso al financiamiento, según Banxico.

La región del País donde más preocupa este factor es en el Centro Norte -Baja California Sur, Aguascalientes, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas-, donde el 31.9 por ciento de los empresarios ven impedimentos en el mercado interno.

Por el contrario, en la región Norte -Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas- el mercado interno preocupa sólo al 22.1 por ciento de los empresarios. No obstante, es la principal razón de la incertidumbre de la región, según Banxico.

Por su parte, en la región Centro -Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelia, Puebla, Querétaro y Tlaxcala- el 28.3 por ciento de los empresarios ve al mercado interno como su principal fuente de preocupación.

Asimismo, en el Sur -Campeche Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán- las condiciones internas son para 28.6 por ciento de los encuestados el factor más preocupante.

A nivel nacional, el segundo factor de mayor preocupación es la gobernanza en 22.4 por ciento de los encuestados. Esto implica incertidumbre sobre la política interna, problemas de seguridad pública, corrupción, impunidad y otros problemas del Estado de Derecho.

Le sigue la preocupación sobre la economía externa en 16.5 por ciento de los encuestados. Este rubro incluye debilidad de la economía mundial, incertidumbre cambiaria, inestabilidad financiera internacional y factores de comercio exterior.

La cuarta fuente de preocupación es la inflación en 15.2 por ciento de las respuestas. En este rubro se engloban el aumento de precios de las materias primas y costos salariales.

Finalmente las preocupaciones sobre las finanzas públicas representan el 8.7 por ciento de las respuestas, la política monetaria el 4.7 por ciento y otros factores el 5.4 por ciento.