Édgar Hernández
Agencia Reforma

TAPACHULA, Chiapas.-La llegada de más migrantes deportados vía aérea desde Estados Unidos, está convirtiendo a la frontera sur de México en una olla de presión, advirtieron empresarios.
Estimaron que entre 70 mil y hasta 120 mil extranjeros están varados, lo que representaría más del 30 por ciento de los 353 mil habitantes en Tapachula, de acuerdo con el Inegi.
“Son números demasiado elevados que están llegando a la ciudad”, manifestó con preocupación Pascual Necochea Valdez, presidente de la Coparmex en la Costa de Chiapas.
Un vuelo procedente de McAllen, Texas, arribó ayer con lo que sumarían cinco envíos de migrantes en una semana.
Autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional repitieron el operativo implementado en los últimos días.
Recibieron a los migrantes en el Aeropuerto Internacional de Tapachula, los subieron a autobuses y los trasladaron hacia el Puente Fronterizo de Talismán-El Carmen en donde les ordenaron que cruzaran a Guatemala.
El líder empresarial urgió al Gobierno federal a resolver el desorden que está generando la migración.
“Los servicios públicos están saturados; el comercio informal ha crecido desmedidamente; la mendicidad es más evidente en toda la ciudad. Incluso, hay reportes de hechos violentos entre migrantes y residentes. Están por todos lados”, advirtió Necochea Valdez.
“Están haciendo de Tapachula una olla de presión que está a punto de reventar”.
Consideró que la aglomeración de extranjeros podría agravar la crisis sanitaria por la pandemia debido a que no cumplen con las medidas de salud, y un ejemplo de ello, afirmó, es que a la mayoría se le ve sin el uso de cubrebocas y sin sana distancia.
“La cereza del pastel es que están enviando ahora a migrantes desde Estados Unidos y desde el norte de México. No hay palabras para expresar la indignación que sentimos”, recriminó.
Necochea Valdez acusó a las autoridades de Migración y de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados de generar la crisis por dilatar los trámites.
“Deberían permitirles moverse a otras ciudades del país para descongestionar la frontera sur en tanto se resuelven sus peticiones de asilo”, planteó.
“Tapachula se convirtió en el muro migratorio de Norteamérica. Los muros ya no son de concreto ni de acero, el muro es una ciudad que se llama Tapachula”, lanzó.

Niega Garduño colaboración
El Comisionado del INM, Francisco Garduño, negó las deportaciones exprés por parte del Gobierno estadounidense y que México esté completando la tarea.
“No, eso no”, respondió.
Hay un avión ahorita y están subiendo a los migrantes, se le insistió, pero Garduño volvió a negar con la cabeza y caminó a la sala de abordaje del Aeropuerto Internacional de Tapachula
Incluso, aseguró que su visita era para supervisar las instalaciones del INM.