El pasado lunes fue otorgado, a través del Banco de Suecia, el Premio en ciencias económicas en memoria de Alfred Nobel, a los académicos David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens, por sacar conclusiones de experimentos inesperados y aplicarlos al análisis del mercado laboral. Indaguemos un poco sobre las características del premio, la historia y las aportaciones de los economistas condecorados.

En esta edición, se cumplen 53 años de que la Real Academia Sueca de las Ciencias, comenzó a otorgar este reconocimiento a los trabajos más destacados en materia económica. El pilar fundamental de cada premio, está basado en las aportaciones que logran instaurar una visión diferente para encontrar un bienestar mayor para la población en general.

Durante poco más de medio centenario, el galardón no ha estado excluido de la polémica. Comenzando por el hecho que el premio no se encuentra en la disposición testamentaria del gran Alfred Nobel, los criterios de selección son muy cuestionables y algunos críticos hacen alusión a que existe una cierta tendencia a favorecer a Estados Unidos.

Para este año, se distinguió a tres intelectuales, los cuales serán acreedores a repartir los 9 millones de coronas suecas que serán entregadas el 10 de diciembre en una ceremonia en la ciudad de Estocolmo. Aunque la recompensa no es sufragada por la Fundación Nobel, la cantidad es la misma que la atribuida a los premios Nobel.

En esta ocasión, la mitad del premio fue para el canadiense de 65 años David Card por su contribución a la economía del trabajo. Gran parte del éxito de este economista, así como de sus dos homólogos condecorados, fue gracias a sus experimentos naturales.

Por ejemplo, decidieron correr una comparativa entre la zona fronteriza entre los estados de Nueva Jersey y Pensilvania, en cuanto al mercado laboral y el comportamiento con base en los salarios mínimos.

El salario mínimo había sido aumentado en el primero, mientras que se mantuvo igual en el segundo.

Al ubicarse en una zona geográfica homogénea, las investigaciones de Card expusieron que el incremento en el salario mínimo no había generado un descenso del número de empleados. Durante décadas enteras, se tuvo la fehaciente idea que un aumento en los mínimos salariales, traería consigo un sinfín de despidos por parte de las empresas, al ocasionar un aumento en los costos de producción que harían insostenibles los números en la empresa. Esta prueba refuta lo contrario, por eso de la importancia del análisis.

De igual forma, Card y los demás galardonados, estudiaron la relación entre inmigración y mercado de trabajo, teniendo como referencia a miles de cubanos que lograron salir de Cuba para instalarse en la ciudad de Miami, durante los tiempos de Fidel Castro. Aquí se demostró que a pesar de la llegada de “mano de obra” más económica, no se tuvo un impacto negativo en el trabajo, por el posible cambio que se daría, refugiándose en la informalidad.

Asimismo, el israelí-estadounidense Joshua Angrist se concernió en el lazo entre nivel de estudios y salario. Comparó el tiempo pasado en el sistema educativo por personas nacidas el mismo año en función de su mes de nacimiento.

Los nacidos a principios de año, que pudieron dejar la escuela un poco antes que los demás, habían realizado en promedio estudios más cortos que quienes nacieron en el último trimestre, y sus salarios eran más bajos. Ello facilitó a determinar que un alto nivel de educación conduce generalmente a mejores sueldos. Algo que ya estaba un poco más digerido.

Sin duda, representarán estudios que nos ayudarán a tener una mayor cantidad de herramientas para futuros análisis económicos. ¡Parabién a los galardonados!

OVERTIME

Las conferencias matutinas del titular del Ejecutivo, parecieran estar siendo una buena idea para nuevos actores políticos. El recién entrante gobernador del Estado de Nuevo León, anunció las instauraciones de ruedas de prensa, mediante las cuales, por ahora, dará a conocer algunos avances sobre el combate a la pandemia en la cual nos encontramos sumergidos, así como la situación de la reapertura económica. Sólo esperemos que las mismas nos estén llenas de contenido sin sentido, censura, acusaciones, quejas, mezquindad, egocentrismo; como las primeras descritas.

 @GmrMunoz

A MI FIEL LECTOR