Las condiciones adversas que prevalecen en la economía obligan a la clase obrera a recurrir al auxilio que esté a su alcance, principalmente aquel que le sea menos gravoso, por lo que solicitan el retiro parcial de la Afore, que no es del agrado de analistas al considerar que perjudicará a futuro la pensión.

Puede que sea así, pero es la única salida que tiene para lo caer en manos de agiotistas, que como ave de rapiña ofrecen préstamos que con el tiempo se vuelven una carga difícil de llevar y que- termina muchas veces con la pérdida del patrimonio.

El Retiro Parcial de Desempleo es un respaldo que tiene el trabajador formal, mismo que se convierte en una pieza fundamental en momentos de mayor urgencia, por lo que quienes estén sin trabajo y han cotizado para la Afore, pueden solicitar que se les entregue una parte de su cuenta individual, con lo que pueda solventar sus gastos en tanto se reintegran a la vida productiva.

Es importante considerar que los requisitos para solicitar este beneficio son tener 48 días naturales de estar sin trabajo, haber estado registrado al menos durante tres años con una Afore, tener dos o más años cotizados en el Seguro Social y no haber efectuado retiros de su cuenta individual en los últimos cinco años.

Cumplidos los requisitos el interesado debe presentarse en la Afore correspondiente y solicitar el trámite, en seguida se validará si cumple con las condiciones del trámite y el IMSS se encargará de legitimar el derecho del retiro parcial por desempleo.

Se debe tener en cuenta que la disposición parcial de los citados recursos se podrá efectuar con base en dos particularidades: en la primera, si la cuenta individual tiene al menos tres años de cotización en el IMSS y de ser afirmativo se puede retirar en una sola exhibición, con una cantidad equivalente a 30 días del último salario base de cotización registrado, con un límite de 10 veces el valor de la Unidad de Medidas y Actualización (UMA).

La otra modalidad se refiere a que la cuenta individual tenga más de cinco años de haber sido abierta, en este caso el monto a retirar corresponde a lo que resulte menor entre el importe correspondiente a 90 días del salario base de cotización de las últimas 250 semanas, o el 11.5% de los recursos acumulados en la subcuenta de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez (RCV).

Ante la solicitud que presentan los que requieren de ese dinero, se sugiere que el retiro parcial por desempleo sea sólo en caso de emergencia, debiendo tener en cuenta que al retirar los recursos de su ahorro que tiene en la Afore disminuyen automáticamente las semanas cotizadas, lo que alarga el tiempo para pensionarse, aunque una vez que se mejoren las condiciones en la vida personal y familiar, el trabajador puede restituir ese dinero para que se le reintegren las semanas cotizadas.

Para quienes deseen consultar las semanas que tienen cotizadas durante su vida laboral – sin importar si cambiaron de patrón -, lo pueden hacer en la página www.imss.gob.mx en el apartado de servicios digitales, para ello se debe contar con un correo electrónico, CURP, número de seguridad social y de manera automática el sistema generará el resultado de la consulta.

También se recomienda que las personas comprueben que en los registros del IMSS se tenga sus datos correctos y actualizados y así ingresar a los trámites digitales, además de recibir todos los servicios que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Por si alguien tiene una duda puede comunicarse a los teléfonos 800 623 2323, opción 1, de lunes a viernes de ocho de la mañana a ocho de la noche y los sábados y domingos de ocho a dos de la tarde.

Hacerlo es un medio que puede aliviar la situación económica del trabajador y de su familia, por lo que una vez que mejore su condición puede esforzarse por restituir el dinero a la Afore y así no retrasar el momento que deba pensionarse.

NO OLVIDAR LA INFLUENZA

Ha sido tal la saturación informativa sobre el coronavirus que un grupo importante de habitantes se han olvidado de solicitar que se le inmunice contra la influenza, no obstante que también es letal por lo que es necesario que se acerquen a los centros de vacunación y de esta manera eviten ser parte de la estadística siniestra.

Cada año tiene lugar una campaña para concienciar a la población que no eche en saco roto la obligación que tiene con sí mismo, al mismo tiempo se le recuerda que es un derecho general de recibir la inyección y de manera gratuita.

Hasta 2019 brigadas de enfermeras del IMSS y el ISSSTE instalaban puestos de vacunación en la vía pública y en algunos casos iban a las casas, pero a raíz de los sucesos derivados por el Covid 19, que resulta demasiado contagioso, hoy se hace sólo en hospitales y centros de salud, en donde pueden cumplir con las normas de sanidad tanto del ciudadano como del personal encargado de esa labor.

Hace unos días el Seguro Social recibió 52,600 vacunas contra la influenza y de inmediato se enviaron a las unidades de Medicina Familiar (UMF) tanto urbanas como foráneas, por lo que quienes lo requieran pueden acudir a solicitar su aplicación. Sobre el particular el doctor Néstor Martínez Orozco. coordinador de Prevención y Atención a la Salud, destacó que la campaña anti-influenza está dirigida principalmente a personas vulnerables a enfermar y que presentan complicaciones, entre ellos niños de 6 meses a 4 años 11 meses, al igual que personas de 60 años o más, además se incluyeron a personas con factores de riesgo, como embarazadas en cualquier momento de la gestación; personas de 5 a 59 años con enfermedades crónicas entre ellas diabetes mellitus descontrolada, obesidad mórbida, enfermedad pulmonar o cardiaca crónica (excepto hipertensión arterial sistémica), asma de difícil control, cáncer o aquellas que viven con VIH /Sida y otras condiciones de inmuno-supresión adquirida por enfermedad o tratamiento.

El nuevo paquete de 50,600 dosis se agrega a las aplicadas de octubre a la fecha, lo que hace un total de 150,000 personas protegidas contra los virus más agresivos de la influenza, como son AH1N1, AH3N2 y del tipo B. El plan es inmunizar a 189,000 personas, por lo que quienes estén dentro de las características señaladas deben acudir a las clínicas del IMSS y recibir la protección, y hacerlo lo más pronto posible debido al riesgo de contagio, que es propio de la temporada.

LO DIIJO EL CLÁSICO

El apagón vino “como anillo al dedo” para eludir o cargar culpas, es el caso de Refugio Muñoz de Luna, director de la Comisión “Ciudadana” de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), al afirmar que la interrupción eléctrica que tuvo lugar el pasado 28 de diciembre en varios estados de la República, provocó problemas en el suministro del vital líquido, lo que derivó en “fallas y gastos” al “descalibrarse” las bombas de 50 pozos. Aunque el servicio está totalmente concesionado y presumiblemente el organismo citado debería servir únicamente para vigilar su manejo, el funcionario adelantó que junto con su camarada Veolia interpondrá una queja ante la Comisión Federal de Electricidad, “para que se haga responsable de los gastos económicos adicionales” que hizo la empresa francesa. Las fallas que presenta la concesionaria son recurrentes, lo que se refleja en los medios de comunicación que reciben las denuncias y demuestran que no existe interés por solucionar de una vez por todas esta situación, más bien utilizan cualquier pretexto para eludir responsabilidades. A nivel nacional el apagón afectó a casi 40 millones de mexicanos y desde la máxima esfera del país se atribuyó el apagón al incendio que ocurrió en unos pastizales, dentro de una comunidad de Tamaulipas, lo que de inmediato fue refutado por el gobierno de esta entidad y más tarde el gobierno federal reconoció que había falseado el informe imputado, pero lejos de ordenar una investigación se concretó a señalar que fue “un error” el haber elaborado el documento apócrifo, por lo que hasta ahora se desconoce que originó la paralización de la energía.