Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al menos 15 mil números de teléfono en México de periodistas, activistas, líderes sindicales, críticos del Gobierno, entre otros, están en un listado de posibles objetivos del software israelí de vigilancia Pegasus, de acuerdo con una investigación de medios internacionales.
En la lista de posibles objetivos, que inició en 2016, aparecen en total 50 mil números de varios países y la investigación logró corroborar 37 casos de teléfonos que habían sido hackeados con éxito.
En el caso de México, los números aparecieron entre 2016 y 2017 e incluyen al menos a 25 periodistas, entre ellos Carmen Aristegui y el reportero local de Guerrero Cecilio Pineda, quien fue asesinado en 2017, según The Washington Post.
“Los teléfonos aparecieron en una lista de más de 50 mil números que se concentran en países conocidos por participar en la vigilancia de sus ciudadanos y también conocidos por haber sido clientes de la firma israelí NSO Group, líder mundial en la creciente y poco regulada industria del software espía privado”, señala el reportaje del Post.
“La lista no identifica quién le puso los números, ni por qué, y se desconoce cuántos de los teléfonos fueron atacados o vigilados”.
El uso del software de la empresa NSO Group, que está originalmente hecho para espiar a posibles criminales y sólo puede ser vendido a gobiernos, ya se había documentado en México durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto.
“El mayor número fue en México, donde más de 15 mil números de teléfono, incluidos los pertenecientes a políticos, representantes sindicales, periodistas y otros críticos del gobierno, estaban en la lista”, destaca el Washington Post.
Los números en la lista incluyen a más de mil personas que pudieron ser identificadas por la red de periodistas e incluyen al menos a 65 ejecutivos, 85 activistas, 189 periodistas y más de 600 políticos, incluyendo jefes de Estado, diplomáticos y ministros.
Amnistía Internacional tuvo acceso a la lista de números telefónicos y la compartió con una red de periodistas a nivel internacional.
Una gran parte del resto de los números en la lista están en países de Medio Oriente, como Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Yemen.
La compañía israelí NSO Group defendió el uso de su software y dijo que la lista podría haber sido recopilada por gobiernos para otros propósitos.