Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las presiones inflacionarias aumentarán el costo de las tarjetas de crédito y otros préstamos como los personales, los cuales están sujetos a tasas de interés variables.
Sin embargo, estos incrementos no se irán a niveles preocupantes, por lo que queda descartado, hasta ahora, algún escenario que conlleve a la incapacidad de pago de créditos o préstamos, de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM).
«Lo que tiene que ver con productos de más corto plazo, como son tarjetas de crédito, créditos personales, así como otros tipos de crédito que están sujetos a tasa variable, evidentemente esos sí pueden sufrir algún cambio.
«Aunque (estos cambios) no son preocupante porque el Banco de México ha tratado de equilibrar el incremento de la tasa de interés de manera gradual, por lo cual no vemos un escenario donde estas tasas generen un tema de no capacidad financiera de pago», manifestó Daniel Becker, presidente de la Asociación.
Los créditos que están a tasa fija, como los hipotecarios individuales, no sufrirán efecto alguno, aclaró el representante del sector bancario en conferencia de prensa.
Durante su última decisión de política monetaria, el Banco de México (Banxico) aumentó en 25 puntos base su tasa de interés para ubicarla en 5 por ciento, debido a mayores presiones inflacionarias por la escasez de chips y problemas en la cadena de proveeduría a nivel internacional.
Con este incremento, la tasa del instituto central sumó cuatro alzas consecutivas desde junio pasado.
El Banco de México también revisó al alza su proyección de inflación para el cuarto trimestre del presente año para ubicarla en 6.8 por ciento.
Además, el banco central previó que la meta de inflación de 3 por ciento más/menos un punto porcentual alrededor de ella se alcance hasta el tercer trimestre del año 2023.
«Hay un encarecimiento del costo del dinero asociado al tema de la formación de precios, nos parece que el Banco de México ha actuado bien en dos sentidos; primero, adelantándose a la curva de una inflación que puede permanecer por más tiempo del que se estimaba inicialmente, aunque las expectativas siguen ancladas.
«Segundo, nos parece que también el Banxico ha sido muy prudente porque los últimos cuatro incrementos a la tasa de referencia fueron de un cuarto de punto, lo que habla de una gradualidad en términos de que también hay que cuidar la inflación, pero no hay que perder de vista que eso también viene asociado al crecimiento económico», comentó Becker durante la conferencia.