La vuelta entre la Juventus y el Porto terminó siendo uno de los mejores partidos que se haya visto en el pasado reciente en la Champions League con un juego lleno de emociones, polémica, volteretas y demasiada tensión. El tiempo extra terminó decretando al vencedor que se va con el ánimo hasta los cielos rumbo a los cuartos de final de la competencia más importante a nivel de clubes en el mundo.
Luego de la ida el Porto tenía ventaja de 2-1, pero la Juve necesitaba sólo un gol para pasar a la siguiente ronda tomando en cuenta el gol de visitante. Al minuto 3 tuvieron la primera grande con Álvaro Morata rematando casi en el área chica, Agustín Marchesín sacó el remate con enorme manotazo en una pintura futbolística. El Porto se fue quitando la presión y al 17 consiguieron un penal, Sergio Oliveira lo hizo efectivo cobrando cruzado, con ese gol la Juve necesitaba dos para mandar al tiempo extra. Morata tuvo otra vez un gol en sus pies al recibir una pelota dentro del área, Marchesín achicó para salvar su arco en otra gran atajada.
Llegó el segundo tiempo y Cristiano Ronaldo bajó un servicio dentro del área para habilitar a Federico Chiesa que puso la pelota en la orquilla derecha anotando un golazo de bandera al 49. Cinco minutos después Mehdi Taremi dejó con 10 al Porto al ser expulsado luego de despejar un balón tras una falta a favor de la Juve, instantes después Pepe salvó el empate al evitar que Chiesa anotara sin portero ante una mala salida de Marchesín. No obstante, el empate global llegó al 63 con Chiesa marcando de cabeza ante la mala marca del conjunto portugués. Con el empate y ventaja numérica todo parecía en favor de la Juve que no pudo romper con el cerrojo de los Dragones y Juan Cuadrado se quedó a centímetros de darle el pase a los italianos al darle al palo al 93.
La igualada a tres en el global y con el mismo número de goles de visitante obligó a tiempos extra. Todo se mantuvo tranquilo hasta el 115 cuando Oliveira cobró un tiro libre potente por debajo de la barrera que saltó, la pelota pasó por entre las piernas de Cristiano y terminó en el fondo del arco. La Juve necesitaba ahora dos goles para pasar de ronda y al 117 consiguieron el primero con Rabiot metiendo buen testarazo en tiro de esquina. El global estaba 4-4, pero ahora el gol de visitante favorecía a los Dragones, la Juve se fue con todo al ataque. Pepe sacó todos los centros que pudo y en el último suspiro un remate de cabeza entre un mar de jugadores fue salvado por un manotazo milagroso de Marchesín que terminó por sentenciar la gesta del Porto que con un hombre menos logró pasar a los cuartos de final. Una vez más la Juve y Cristiano se quedan muy cortos en la Champions quedando fuera de forma prematura.