Porfirio Javier Sánchez Mendoza rindió protesta como Secretario de Seguridad Pública del Estado el 7 de junio de 2018, cargo que ha desempeñado durante tres años, siete meses y veintiséis días.

Llegó procedente de la entonces Policía Federal, de la que formó parte desde octubre de 2007 y en la que ejerció diversos cargos, como Director de Operaciones Encubiertas, Director de Tráfico y Contrabando, Coordinador de Investigación Técnica y Operación, Coordinador de Investigación de Campo (Secuestros), concluyendo en la División de Fuerzas Federales.

Sánchez Mendoza también formó parte de la PGR, iniciando como agente en 1999 y ascendiendo hasta la Subdirección de Investigación Policial de la AFI, en el año 2004.

Abogado de profesión y con una maestría en Derecho Penal, recibió capacitación tanto en México como en el extranjero, realizando cursos con la DEA y la CIA.

 Porfirio Sánchez fue presentado ante la FGR este miércoles, cumpliendo una orden de la Fiscalía, sin que hasta el momento se informe públicamente la causa que la motiva.

 Versiones periodísticas de medios nacionales relacionan a Sánchez Mendoza con la red vinculada a Genaro García Luna, quien fungiera como Secretario de Seguridad Pública federal en la administración del presidente Felipe Calderón y que se encuentra preso en los Estados Unidos acusado de nexos con el narcotráfico; Porfirio Sánchez trabajó en la ahora extinta Policía Federal, en la época en que Luis Cárdenas Palomino era jefe de inteligencia de la dependencia; en tanto que otras apuntan a un presunto caso de tortura en la Ciudad de México.

El gobierno del Estado de Aguascalientes señaló en un comunicado “su disposición a colaborar en todo lo que sea necesario con las instancias correspondientes”, al tiempo que reiteró que Sánchez Mendoza “realizó sus funciones al frente de la Secretaría de Seguridad Pública con una conducta intachable y con resultados que han sido óptimos”.

Las tareas de la SSPE recayeron por el momento en Jonás Chávez Marín, Subsecretario de la dependencia.