Por una verdadera paridad de género

Durante el Foro Nacional «Desarrollo y Procesos Electorales 2024», la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Loretta Ortiz Ahlf, abordó los avances y desafíos en la implementación de la paridad de género en México. A pesar de los progresos, Ortiz Ahlf señaló que aún se requiere tiempo para alcanzar una igualdad efectiva entre hombres y mujeres.
En su ponencia titulada «Sentencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el ámbito electoral», la ministra destacó las decisiones judiciales que han promovido la igualdad sustantiva y combatido la discriminación histórica hacia las mujeres en espacios públicos de deliberación. El evento, organizado por el Tribunal Electoral Estatal, también sirvió para que Ortiz Ahlf expusiera sobre las iniciativas del Poder Judicial para asegurar el acceso equitativo a cargos judiciales, mediante concursos paritarios y algunos reservados exclusivamente para mujeres.
La ministra defendió la importancia de mantener estas medidas hasta alcanzar una verdadera igualdad de condiciones y resaltó políticas como las licencias de paternidad extendidas, que buscan igualar oportunidades entre los géneros. Desde el ámbito legislativo, mencionó la reforma constitucional de 2019 que establece la paridad de género en la elección de representantes a todos los niveles, incluyendo comunidades indígenas. Aunque existe desacuerdo en la Corte sobre la alternancia de géneros en las gubernaturas -una posición que ella respalda-, ests aún no se ha impuesto.
Ortiz Ahlf subrayó la necesidad de que la paridad trascienda las formalidades de las candidaturas y se extienda a nombramientos en secretarías y organismos autónomos. Enfatizó que la democracia depende de la participación efectiva de las mujeres, no solo formal, y señaló que las reformas recientes son pasos hacia una equidad real. Concluyó afirmando que la democracia no está completa sin la participación efectiva de todas las mujeres, especialmente las más vulnerables, y reiteró la importancia de las reformas de 2014 y 2019 para avanzar hacia una participación igualitaria.