El Instituto Mexicano del Seguro Social en Aguascalientes ha emitido una advertencia sobre el incremento de peso durante la temporada invernal, reportando que muchas personas pueden aumentar hasta 5 kilos. Este incremento representa un riesgo para la salud, especialmente para quienes sufren enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión.
Rosenda Toledo Guerra, coordinadora del servicio de Nutrición del IMSS, ha identificado que el consumo excesivo de alimentos y bebidas tradicionales de invierno, tales como ponches, atoles, tamales y bebidas alcohólicas, contribuyen a este fenómeno.
Para contrarrestarlo, Toledo Guerra recomienda seguir un patrón de alimentación acorde con los horarios fisiológicos: desayunar antes de las nueve de la mañana, almorzar antes de las cuatro de la tarde y cenar antes de las nueve de la noche.
En lo que respecta a los antojitos, la especialista aconseja consumir porciones pequeñas, siempre acompañadas de verduras y frutas. Además, sugiere optar por alimentos bajos en calorías fuera de los horarios de comidas principales, como ensaladas de lechuga o frutas, y preferir agua mineral o natural.
La experta exhorta a eliminar los refrescos y bebidas azucaradas, limitar el consumo de alcohol a no más de 125 mililitros al día, evitar añadir azúcar al café, té, ponche o atole y consumir al menos dos litros de agua simple diariamente.
Asimismo, menciona que beber un vaso de agua antes de cada comida facilita la digestión y ayuda en la eliminación de grasas. También recalcó la importancia de realizar al menos 30 minutos de ejercicio diario, especialmente para personas con un estilo de vida sedentario.
Finalmente, Toledo Guerra aconsejó a los pacientes con enfermedades crónico-degenerativas seguir estrictamente las indicaciones médicas para evitar complicaciones.