En las actuales circunstancias, con una administración federal tozuda, que busca cualquier pretexto para enfrentarse con los gobiernos estatales de oposición y así negarles el apoyo que requieren para atender las prioridades, el único camino que les queda a estos es organizarse por regiones para alcanzar sus propósitos de expansión económica.

En este sentido, el presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Jael Pérez Sánchez, considera que fue una buena idea haber creado la Alianza Centro-Bajío-Occidente, mediante la cual se impulsa programas productivos que a mediano plazo arrojarán resultados con nuevas inversiones nacionales y extranjeras en cada lugar.

Más allá de las cuestiones políticas, lo que trabajan los gobernadores es atraer capitales y mayor empleo y que esto se traduzca en paz social, aspectos que se ha logrado avanzar con pasos firmes y que augura habrá resultados en poco tiempo.

Pérez Sánchez sostuvo que es indispensable fortalecer esta liga para dar firmeza al estímulo de inversiones y de esta manera contrarrestar los efectos que está dejando la pandemia. Es un convenio entre estados que permite afrontar “el caos, la incertidumbre y las decisiones erradas del gobierno federal en materia política y económica, en donde no hay un plan para la región Centro Bajío y muchos menos para el país”.

Frente a este panorama el mejor camino es trabajar de manera coordinada y solidaria para lograr efectos que beneficie a los habitantes de cada lugar, por lo que es indispensable garantizar la corriente de la inversión, tras de que a nivel general los países están entrando en una etapa de crisis y de caos, de ahí que la región puede ofrecer confianza y seguridad a los capitales foráneos y nacionales.

El líder de los economistas destacó que la Alianza se integra con Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, San Luis Potosí y Querétaro, que son los estados con mayor crecimiento económico en el país y pretende aplicar soluciones en materia de desarrollo social y económico, medio ambiente y educación. En conjunto representa una población de 25 millones de personas, por lo que el objetivo es convertirla en la zona con mayor índice de desarrollo humano en América Latina, asimismo el Bajío también es el sistema urbano más equilibrado de la República.

Lo importante es “dar certidumbre para que las inversiones lleguen seguras, pues en este momento los grandes inversionistas no quieren arriesgar capitales, pero por otro lado, los momentos de crisis también son sinónimo de oportunidades para muchos grandes inversionistas y lo hacen ver de esa forma”, sostuvo.

Hay que seguir muy cerca con Estados Unidos, que pese a los problemas que atraviesa continúa siendo la primera potencia mundial y seguida por China, por lo que es indispensable atraer la atención de más inversores y que los establecidos amplíen sus capitales, lo mismo que  de los canadienses, que cada vez se muestran más interesados en hacer negocios con México.

LEÑAZO AL MADERISMO

Si hubiera congruencia en el Congreso del Estado no habrían aprobado la reelección hasta en dos ocasiones para los diputados, lo cual será ajustable a partir de la próxima legislatura, porque así ¿con que argumentos podrían oponerse si se promoviera una acción similar en la Presidencia de la República?

El lema maderista “Sufragio efectivo no reelección” se va pulverizando a pasos acelerados. En las cámaras de Diputados y Senadores y en los congresos locales lo envían al basurero de la historia al velar siempre por sus intereses, por lo que habrá quien se jubile como “representante popular” con sólo acogerse a la continuidad, que sería el caso de Sergio Augusto López Ramírez, pero lo más lamentable no es que haya sido tres veces diputado local, una diputado federal y otra regidor, lo que no tuviera mayor trascendencia, sino que nunca ha llegado a la curul por elección popular, sino por la vía plurinominal.

Con la enmienda que recién aprobaron diputados y diputadas, López Ramírez, que concluye su actual comisión el año próximo, regresaría en 2024 para acogerse a la doble reelección y concluir en 2033, de manera que podría tramitar su pensión sin haber recibido un solo voto de los ciudadanos y por lo mismo sin haber representado a ninguno de los 18 distritos que hay en el estado.

Una reforma de esta naturaleza debió ser consensuada para darle la validez que amerita ese tipo de cambio, pero a la sociedad se recurre sólo en tiempos de campaña, lo que demuestra que las y los legisladores consideran que el pueblo no tiene derecho a opinar o lo que puede decir carece de trascendencia, por lo que ellos, como santones de la política, deben interpretar lo que suponen piensa o quiere el proletariado y la burguesía.

Aprovecharon el momento que se vive ante la pandemia que azota al estado y al país para darle salida a una iniciativa que a todas luces es una transgresión a los derechos colectivos. Con esto habrá una mínima movilidad en los partidos ya que bastará tener el palo y el mando para ocupar una de esas posiciones por varios años.

En tanto, a nivel nacional, hay un movimiento para reformar la Constitución que permita la reelección presidencial por una sola vez (eso dijo Vladimir Putin, presidente de Rusia y ya busca eternizarse), a lo que hay una oposición férrea que ha obligado al actual titular del Ejecutivo a señalar que él no busca seguir después de 2024, pero llegado el día y con la ayuda de sus huestes quién sabe.

En tales condiciones, cómo podrían oponerse los que hoy aprobaron no una sino dos reelecciones en las curules, idea que también ha aleteado en las administraciones estatales una vez que los presidentes municipales también obtuvieron el derecho de seguirse de largo.

Por ahora sólo en la Presidencia y los gobiernos locales se mantiene la “no reelección”, pero pedazo a pedazo cae la máxima de don Francisco I. Madero que enarboló para derrocar al general Porfirio Díaz, quien se mantuvo en el cargo por 30 años y estuvo a punto de seguir a no ser porque se interpuso el llamado “Mártir de la Democracia”, que sólo duró al frente del Ejecutivo un año tres meses, al ser asesinado el 22 de febrero de 1913.

Desde el triunfo de la Movimiento Social Mexicano de 1910 se mantuvo como ideario la “no reelección”, sin embargo al paso de las décadas se han hecho cambios que a estas alturas “arañan” la máxima posición, lo que de concretarse habrá que guardar la imagen de Madero y dedicar todas las reverencias a los césares mexicanos.

CRECE EL DESALIENTO

El período de confinamiento se amplía y con ello un número importante de negocios y fábricas no pueden abrir y quienes lo hacen es con una serie de restricciones que hace materialmente imposible que tengan alguna ganancia. Talleres familiares de corte y confección que trabajan para algunas firmas están paralizados sin que reciban algún tipo de apoyo económico, por lo que varios han anunciado el cierre definitivo. A otros se les ha hecho difícil cumplir con los “protocolos” ya que si no tienen ingresos cómo van a poder invertir en todas las exigencias y quienes ya se animaron a abrir, como restaurantes, fondas, bares, etc., se les exigió que sólo podrán admitir del 30 al 50% del aforo, lo cual no permite recuperar ni siquiera lo que invierten para la atención, en cambio sí tienen que pagar el 100% de impuestos cuando lo justo sería que fuera en la misma proporción de lo que les piden de capacidad. Tal parece que las autoridades toman decisiones sin reflexionar los distintos escenarios y los pro y contra de cada medida, por lo que actúa como en tiempo de los terratenientes, en que su palabra era lo único que valía. Aunque todos los sectores son igual de importantes, resulta extraño que no se atienda el clamor de la Cámara de la Industria del Vestido, que es una de las más representativas del estado y de las que generan cientos de empleos, por lo que es primordial que se les escuche y ayude a resolver sus necesidades económicas como única posibilidad de que sigan adelante.

¡Participa con tu opinión!