El director del Instituto de Educación de Aguascalientes, Ulises Reyes Esparza, aseveró que los padres de familia decidirán voluntariamente en su momento si envían o no a sus hijos a las actividades semipresenciales, pero es tiempo de analizar las condiciones de seguridad de los menores en los hogares porque se tiene una casa incendiada por semana por estar solos.
Esos accidentes catastróficos podrán evitarse si los niños se encuentran en la escuela, con pocos estudiantes, pero atendidos por su profesores, acabando con esa situacion de que estén solos en sus casas o que salgan a las calles, exponiendo sus vidas.
Aclaró que el regreso a clases será gradual y escalonado, se entiende que la salud es prioritaria, pero antes de pensar que el retorno a las aulas sea hasta que todos los niños sean vacunados contra el COVID-19, se deben analizar muchos factores, pero lo que urge es hacer un equilibrio entre las pérdidas académicas y emocionales.
Los padres de familia pueden darse cuenta perfectamente cómo se encuentran sus hijos estresados, preocupados, inquietos, porque en los primeros años de vida de los niños es natural y necesaria la interacción con otros menores pares para estimular su desarrollo y su crecimiento.
Hasta ahora suman más de 40 mil niños que han soltado las actividades académicas, junto con sus padres de familia que se han agotado en la parte emocional y física, donde a muchos ya no les alcanza el recurso económico para el pago del celular o de la conexión a internet.
En educación básica se contabilizan 293 mil estudiantes, en educación superior son 60 mil y en preparatoria otros 62 mil alumnos, que en global suman 415 mil personas y si se multiplica por dos padres por cada ser humano, la cifra se multiplica, y si se quiere que se espere a que todos estén vacunados se tardará otro año con pérdidas educativas y emocionales mayúsculas.
“Ante ello, la propuesta del regreso a través de la estrategia de los centros comunitarios de aprendizaje es voluntaria y esto aplica para aquellas escuelas que se encuentran en condiciones óptimas para recibir a los menores de edad, cuya actividad aumentará cuando se tenga semáforo verde”, sostuvo finalmente.