Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Es la sexta vez que la población vota sobre este asunto, pero la consulta no es vinculante y Washington mantiene a la isla como un Estado libre asociado… (elpais.com).

Comentario:

Ni por Trump ni por Biden. Este martes pasado los puertorriqueños votaron por Pedro Pierluisi. Debemos recordar que Puerto Rico es un Estado libre asociado a Estados Unidos y aunque sigue las leyes americanas, los ciudadanos no tienen derecho a votar por presidente de los Estados Unidos. Así que su votación se limitó, con menos caos, dimes y diretes que la contienda demócrata-republicana, a gobernador de la isla.

Y una cosa más, aprovecharon para montar un referéndum en relación con el estatus de la isla, el sexto desde que están en su condición de Estado libre asociado y ganó, por fin, el deseo de convertirse en el estado 51 de la Unión Americana. Decimos “por fin” porque ya era hora que los de Puerto Rico dejaran de ser tibios. Y es que, aunque la situación de Estado libre asociado otorga algunos beneficios, como tener derecho a un pasaporte estadounidense y el libre tránsito por el país, tiene el inconveniente, al no tener derecho a votar en las elecciones americanas, de hacer sentir a sus habitantes como ciudadanos de segunda.

En un extremo está la independencia total y en el otro ser un estado más. Seis veces los de Puerto Rico votaron por quedarse en el medio. Desde 1952 tienen la condición de Estado libre asociado y votaron en 1967, 1993, 1998, 2012 y 2017 para ver si los ciudadanos deseaban un cambio. El referéndum que acaba de ocurrir fue simple, una sola pregunta: “¿Debe Puerto Rico ser admitido inmediatamente dentro de la Unión como un Estado? Sí, No” No fue así en anteriores referéndums donde había más de una opción, entre ellas, la independencia. Lo más simple da resultados directos y claros como en este caso que ganó el Sí con un 52% de los votos.

Falta el segundo paso, que los Estados Unidos acepten el resultado y muevan la constitución para incluir al estado 51. No es evidente. Hay voces a favor y en contra. En contra principalmente republicanos porque creen que Puerto Rico se pintaría de azul, esto es, se volvería demócrata y no desean a otros dos demócratas en el Senado. Los demócratas están a favor. Entre ellos Joe Biden quien ha declarado que debe hacerse lo que los puertorriqueños decidan.

Trump, siendo Trump, preguntó tras la devastación que dejó en Puerto Rico el paso del huracán “María” si se podía vender la isla, lo cual generó indignación. Sumado a videos de Trump arrojando papel sanitario como parte de la ayuda que Estados Unidos envió, pues no generó simpatías. Al final, quizá para congraciarse, terminó enviando 13,000 millones de dólares de ayuda a la isla, diciendo: “Soy lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico.”

A final de cuentas Puerto Rico se está decidiendo por aspirar a ser un estado más de Estados Unidos. ¿Por quién habrían votado? ¿Biden o Trump? Quizá sea parte del mapa político de la siguiente elección.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com