Salvador Rodríguez López

La interrogante que subsiste en el medio político y social es por qué tanto amor por la dirigencia estatal de Morena, al grado que se rompen amistades, parentescos y vínculos políticos  y la respuesta más cercana es que es mucho el dinero que hay de por medio como para dejar que otro lo goce, lo que va concatenado con las candidaturas a cargos de elección popular, con todo lo que esto representa.

Por si lo anterior fuera poco hay quien tras bambalinas pretende seguir manejando los hilos, ya que en ello está de por medio su propio futuro, lo que naturalmente choca con los intereses de otros que van tras el mismo objetivo, pelotera de la que saldrán mejor librados aquellos que esquiven mejor los escopetazos

Una vez más el Instituto Estatal Electoral (IEE) dio la nota con la reestructuración de la bolsa global prevista para el presente año, el tener que tomar en cuenta a los “nuevos” partidos, que al igual que los demás obtendrán una mesada para sus gastos.

En el caso concreto de Morena, entre los meses de noviembre y diciembre de 2020 recibirá un millón 972,447.22 pesos, esto es, una entrega mensual de 986,223.61 pesos, lo que es un bocado demasiado apetitoso que se engullirá quien tenga el control y sobre todo que esté debidamente acreditado ante el IEE.

Es un recurso que bien empleado debe alcanzar para el desarrollo de las campañas, por lo tanto habrá de esperar que los abanderados que contenderán en los comicios del primer domingo de junio reciban el apoyo necesario para hacer unas campañas decorosas.

Es importante tener presente que al entrar a la competencia los partidos de reciente cuño, como Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social, obligó al IEE a reorganizar el reparto del financiamiento, porque del Congreso local no hubo una ampliación a lo aprobado para ese fin, de ahí que se redujo lo destinado para cada uno de los organismos que ya estaban en el tablero y se ratificó que el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC) no recibirán un solo peso, tampoco las asociaciones políticas .Voces Hidrocálidas y Vida Digna Ciudadana.

Como se ha comentado en  otra ocasión, es axiomático que el mejor negocio que hay en este momento es un partido político, que recibe carretadas de dinero que provienen de los impuestos que pagan los ciudadanos que sí producen y lo único que tienen que hacer es construir una mogote de ilusiones y promesas y que como toda edificación que carece de cimientos, más adelante se reducirá a la nada, pero habrá servido para que una runfla de cuentistas se den la gran vida, con la sola preocupación de que el Instituto Electoral les deposite la mensualidad

El presente año ha sido muy severo con los empresarios, principalmente con los medianos, pequeños y micros, que han sido obligados a cerrar por varias semanas como parte del combate a la epidemia y cuando finalmente les autorizan abrir es sólo con el 30% del aforo y en horario restringido, situación que las haciendas federal, estatal y municipal no toman en cuenta, por lo que exigen el pago puntual y total de los gravámenes, además tienen encima a los “guardianes sanitarios” y al personal de reglamentos que por una banalidad imponen multas y se dan el lujo de ordenar el cierre temporal o definitivo del negocio, lo que hacen de acuerdo a su leal entender.

Lo opuesto sucede con los partidos políticos, que “trabajan” con muy escasa supervisión, les basta con presentar documentos que avalen que han realizado algunas actividades para justificar el dinero que reciben, por lo que pueden pasarse el tiempo en la hamaca y de vez en cuando hacer alguna declaración “tronante” que les permita hacer acto de presencia, por lo que seguirán esforzándose en producir saliva, mucha saliva, para encandilar a los electores de que ellos son los portadores de un mañana mejor.

Por ello los brincos y encontronazos que tienen lugar en Morena, que desde 2018 no ha tenido estabilidad y todo tiene su origen en el financiamiento que recibe del IEE y en las candidaturas, que una vez que son electos es una especie de cheque en blanco para que vivan plácidamente durante tres años.

LES JUGÓ CHUECO

Los adultos mayores que reciben un apoyo económico de la Secretaría de Bienestar esperaban que este mes les depositaran poco más de 5,000 pesos, que corresponden a dos bimestres (agosto-septiembre y octubre-noviembre, pero fue sólo por uno), lo que contradice el compromiso del presidente de la República de mantener inalterable este soporte económico. Han tratado de indagar en las oficinas de la delegación estatal de esa dependencia, pero de las 8 líneas telefónicas en ninguna contestan y cuando después de mucho porfiar lo logran, luego cuelgan. En información de este Diario se indicó que se pagó lo de noviembre y diciembre, por lo que, presumiblemente, ya no será cuatrimestral sino cada dos meses, por lo tanto el siguiente sería en enero.

DEMASIADAS EXPECTATIVAS

Por más que se niegue, México es un parche de Estados Unidos y así lo demuestran los hechos, tan es así que durante los últimos días los noticieros de radio y televisión tienen como principal tema la elección presidencial del vecino país y sólo en esporádicos momentos se ocupan de información nacional. Lo que es una realidad es que se ha creado una esperanza desorbitada de que con el demócrata Joe Biden le irá mejor a México, olvidándose que en el gobierno de Barack Obama, del que Biden fue vicepresidente, fue casi el doble la expulsión de mexicanos que en la administración de Donald Trump, por lo que da lo mismo quien esté en la Casa Blanca, de todos modos se aplica a rajatabla la deportación como política pública.