Jesús Eduardo Martín Jáuregui

Entre las encuestas y encuestadores hay de todo como en botica. Hay quien las hace a la medida, hay quien las hace con dedicatoria, hay quien cuida un prestigio, hay quien busca un ingreso. Las encuestadoras serias sirven, desde luego, para contrastar los resultados esperados de una campaña con los que vayan mostrando las encuestas, la penetración en algunas áreas, la intención de voto en otras, la reacción ante ciertos planteamientos o ciertas propuestas.

Es innegable, no es un insulto ni discriminación, que la población de Aguascalientes con relación a otros estados, tiene una mayor preparación, mayor número de centros de cultura, mejor acceso a comunicaciones y, en términos generales, mayor nivel de estudios y de ingresos. Gente emprendedora que día a día lucha y se esfuerza por su mejoramiento, por eso nuestra relativa paz y relativa tranquilidad la tenemos en alta estima, no como algo regalado sino como algo obtenido.

A unos días tendremos la elección y los partidos están enfocándose a tratar de captar los votos de los indecisos que, pueden significar, el triunfo o la derrota. La pantomima del PT y del Verde de unirse a última hora a la candidata de MORENA, no debe significar gran cosa para el resultado. No son partidos serios, por más que el Verde usufructúe una marca rentable de por sí, aunque sus propuestas hayan sido tan absurdas como apoyar la pena de muerte o negociar con la 4T proyectos que contravienen la esencia de un partido verde. No en balde los partidos europeos con esa bandera tachan al de México de espurio, negocio de sus fundadores que les ha dado y sigue dando buenos resultados. Familia de comerciantes.

El PT es un fantasma que, muerto, fue rescatado para seguir jugando su papel de comparsa.

Para el elector serio, para el ciudadano preocupado por el futuro de su estado y de su país, la elección en  Aguascalientes no debe ser fácil. Quizás sea un lugar común, pero la votación no será por la opción mejor, sino por la menos mala.

Aguascalientes es una sociedad “aspiracionista”, una clase media que a viento y marea se ha sostenido a flote, no obstante las políticas negativas del Gobierno Federal que han logrado el crecimiento del número de personas en pobreza, la disminución importante del producto nacional bruto, el encarecimiento de satisfactores y de elementos fundamentales para el desarrollo de una entidad eminentemente comercial, como son la electricidad y la gasolina. La juventud aguascalentense en su mayoría es una juventud responsable, menos atenida que en otras zonas del país y aunque se han formado largas colas con la mano tendida para recibir la limosna del Gobierno Federal, mantienen el orgullo del aspiracionismo, quieren ser algo más que un brigadista de promoción del voto moreno (siervo de la nación).

No tengo duda de que la preparación, la cultura y la experiencia política en la lucha cotidiana está del lado de la candidata de MORENA, quizás su principal lastre es precisamente ese, ser la candidata oficial, quizás también por ello, en su publicidad no se menciona al presidente, lo que le restaría votos en Aguascalientes, sino discretamente a YSQ. Los Aguascalentenses, más perspicaces y más curados de espanto, creo, no aceptarán como redentores a muchos rufianes que ahora se cobijan con el manto protector del Gobierno Federal, habrá, sin duda un buen número de chapulines que esperarán una “chambita” si las cosas van bien.

La extraña coalición que agrupa a los otrora enemigos políticos PAN, PRI y PRD, muestra lo que el indispensable Maquiavelo proclamaba, la actividad política no tiene más fin que la obtención y conservación del poder, aunque quizá en este caso, sea más lucha por la supervivencia que por el poder, mientras se rearman, se reconforman y se fortalecen. Su candidata, dadas las condiciones políticas: paridad de género, presencia y conocimiento, aglutinación de grupos dentro del PAN y la solvencia económica para desarrollar una campaña, es un producto razonablemente bueno, por el que una buena parte de la población se encuentra dispuesta a votar. La guerra sucia contra ella fue tan sucia, que luego de un desconcierto inicial, lo mejor que podía hacer y que hizo, fue no parar mientes en ella. Su desempeño se ha sostenido en una magnífica promoción que, a fuerza de reiteración, presencia en los medios y muy cuidadoso aseo en sus discursos muy pobres, ha mantenido la imagen de una política accesible, eficiente y eficaz, a la que se pueden perdonar deslices en vistas a los resultados generales positivos de su gestión.

Las otras candidatas, dadas las condiciones, jugaban un papel marginal. No sé si Dante Delgado podría sorprender, como acostumbra, con una jugada de pizarrón. Podría ser factor decisivo porque, al parecer la diferencia entre las candidatas punteras es menor que el porcentaje de intención de voto para MC. El papel de sahurín no siempre es afortunado.

Es cierto que los contenidos ideológicos y programáticos son cada vez menos relevantes en las decisiones del electorado. Los factores anímicos, emotivos, parecen jugar cada vez más un papel más importante. La percepción, la apariencia, la intuición, la latencia, son fenómenos que juegan y cuentan.

Las acciones concretas de los gobiernos de Acción Nacional nada tienen que ver con los que fueran sus programas originales, sucumbieron a acciones populistas, a manejos clientelares, a políticas de persuasión y no de acción. Cuesta trabajo reconocer en los nuevos panistas los ideales de aquellos señorones como Gómez Morín, González Morfín, Preciado Hernández, por citar una tríada excepcional. Pero también cuesta mucho trabajo aceptar lo que queda del PRI y del PRD, que en algún momento significaron tanto en la vida política de México. Su reto es, unidos o por su cuenta, volver a luchar por una vida democrática que se está desgastando, por una República que tiende peligrosamente a la autocracia, por una descentralización de la vida pública que asegure la participación política de las minorías y por el respeto al Estado de Derecho, que en la actualidad sólo existe en los discursos.

Por mi parte, como he hecho desde hace más de cincuenta años, volveré a votar por Francisco Primo de Verdad y Ramos.

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj

¡Participa con tu opinión!