Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las condiciones de trabajo en las plantas empacadoras de carne las han vuelto puntos frecuentes de brotes de Covid-19 en el mundo.

Desde que comenzó la pandemia, las plantas empacadoras de carne se han convertido en un foco de grandes brotes de Covid-19.

Para finales de junio se contaban alrededor de 27 mil infecciones y 86 muertes relacionadas con empacadoras de carne en Estados Unidos. Uno de los primeros focos en Texas fue el Condado de Moore, donde cerca del 2 por ciento de la gente resultó infectada por Covid-19. Se estimó que los contagios estaban relacionados con la empacadora de carne en ese lugar. Y en plantas similares de Europa la historia se ha repetido. En un matadero de Alemania surgieron 650 casos que han puesto en alerta a toda una comunidad.

“Una, dos o tres plantas empacadoras de carne, es de esperar. Pero estos brotes son claramente un fenómeno mundial”
Nicholas Christakis, jefe del Laboratorio de Naturaleza Humana en Yale, para el medio Wired

El Gobierno de Texas ya encargó un estudio en las plantas empacadoras para tener más datos sobre los contagios en esas condiciones. Estas son algunas de las probables respuestas:

1 La planta: frío y corrientes de aire

Como otros virus respiratorios, al parecer el SARS-Cov-2 sobrevive mejor a muy bajas temperaturas.

En las empacadoras de carne, donde las condiciones están dadas para que la carne perdure el mayor tiempo posible, el aire acondicionado frío es una constante.

“Las bajas temperaturas permiten que el virus permanezca viable fuera del cuerpo durante más tiempo, lo que aumenta la supervivencia del virus en el aire”.
Sima Asadi, Química ingeniera en la Universidad UC Davies, para el medio Wired

Además, aún continúan los estudios sobre la transmisión del virus a través de aerosoles, lo cual significaría que puede estar flotando durante muchas horas en espacios cerrados. Si el nuevo coronavirus se transmite así, el aire acondicionado podría estar esparciendo el virus.

2 Condiciones de trabajo: hacinamiento y largas jornadas

Los sindicatos de la industria en Estados Unidos han denunciado que trabajan en condiciones de hacinamiento, donde deben permanecer en espacios cerrados y muy cerca unos de otros, durante jornadas de muchas horas.

En varios estudios sobre la transmisión de Covid-19, especialistas han señalado que la mayoría de las infecciones ocurren tras una exposición continua al virus, por lo que las largas jornadas en esos espacios podrían jugar un papel importante.

3 Condiciones de vida: pobreza y migración

Las malas condiciones de los trabajadores en estas empresas no terminan en las plantas.

Muchos de los trabajadores son migrantes, tanto en Estados Unidos como en Europa, y comúnmente comparten casa, cama y transporte, en espacios cerrados y de mucha exposición continua donde podrían contraer Covid-19 fácilmente.

Además, los bajos salarios impiden que muchos de ellos estén dispuestos a faltar a sus trabajos si es que se sienten enfermos. Por su estatus migratorio, algunos tampoco buscarán reportarse con las autoridades de salud para hacerse una prueba de Covid-19, lo que dificulta contener los brotes hasta que ya es demasiado tarde, señalan especialistas.

“Es un trabajo sucio y peligroso, y la mayoría de la gente no quiere hacerlo. Así que las compañías buscan a personas que están listas para hacerlo y aguantar el salario”.
Jamie Richie, Miembro del Sindicato Internacional de Trabajadores de Comida, para The Guardian.