Muchas veces nos vemos en la necesidad de solicitar mini préstamos debido a una emergencia o una necesidad. Sin embargo, antes de solicitar el minicrédito, es importante asegurarse de que podrás devolver ese dinero, prestado por una entidad financiera, en tiempo y forma.

En Creditea nos gustaría platicar sobre la importancia de devolver un préstamo a tiempo y qué puede ocurrir si no cumples con esta condición.

Tiempos de devolución

Antes de ahondar en detalle, nos gustaría recordar que los mini préstamos deben ser devueltos en un plazo acordado previamente por el prestamista y el prestatario. Normalmente se devuelve el dinero de forma quincenal y, de acuerdo a la cantidad solicitada y a cada entidad prestamista, se acuerdan tiempos de devolución específicos para cada caso.

En Creditea, por ejemplo, el monto máximo que se puede solicitar es de hasta 70 mil pesos y el plazo de devolución máximo, de 60 quincenas.

A su vez, muchas instituciones financieras te dan la posibilidad de devolver el dinero prestado antes del tiempo establecido, lo que te permite ahorrar en intereses. El problema surge cuando el prestatario no puede devolver el mini préstamo en el tiempo de devolución acordado.

Consecuencias de no devolver el préstamo a tiempo

Cuando un prestatario no puede devolver el monto que la entidad financiera le ha prestado en el tiempo establecido, su historial crediticio se ve afectado. De hecho, cada vez que una persona solicita un mini préstamo, la entidad prestamista realiza una pequeña investigación del historial crediticio de esa persona en el buró de crédito.

Si ese historial es negativo, la solicitud del préstamo será rechazada. También afecta a la hora de solicitar otros productos financieros, como créditos hipotecarios, préstamos personales o tarjetas de crédito.

Qué es el buró de crédito

El buró de crédito es una entidad que se ocupa de recopilar información relacionada a los préstamos que has solicitado en el pasado y a tu comportamiento de devolución en los bancos o instituciones financieras.

De hecho, los bancos o prestamistas, revisan tu historial en este buró antes de aceptar o rechazar la solicitud del mini préstamo. Al mismo tiempo, reportan tus comportamientos para que otras instituciones puedan consultar el buró de crédito si solicitas otro crédito en el futuro.

Pero, ¿qué significa para ti tener un historial crediticio negativo?

Contar con un historial crediticio negativo significa que la próxima vez que surja una emergencia y necesites dinero para cubrir esos gastos, te será muy difícil acceder a esa ayuda.

Las entidades financieras o bancarias, tras ver tu historial crediticio en el buró de crédito, rechazarán tu solicitud porque no confiarán en tí.

La falta de confianza surge debido a que tienen acceso a tu comportamiento de devolución de pago y pueden detectar rápidamente si no has devuelto el monto solicitado a otra entidad financiera en el pasado. Por ende, no querrán correr el riesgo de que no puedas hacer frente a tus deudas nuevamente.

En otras palabras, si tienes un historial crediticio negativo, no puedes acceder a ningún tipo de préstamo y esto interfiere con tus planes de crecimiento, por ejemplo si deseas financiar una mudanza. También funciona como impedimento a la hora de resolver una urgencia, como por ejemplo si necesitas reparar el coche para ir a trabajar.

Cómo debería ser tu comportamiento de pago

Para evitar el rechazo de la solicitud de un préstamo, recuerda pagar siempre en el periodo previamente acordado con el prestamista. No solo para sentirte tranquilo de que has liquidado tus deudas y ahorrarte el malestar, sino también para evitar una mancha en tu historial crediticio.

Mantén una buena reputación como prestatario, ya que nunca sabes qué puede ocurrir en el futuro y es posible que necesites un nuevo préstamo con urgencia más adelante.