Un bebé de apenas 10 meses de nacido estuvo a punto de morir asfixiado. Afortunadamente, la oportuna intervención de policías preventivos de Aguascalientes, permitió salvarle la vida. Los hechos se registraron poco antes de las 19:00 horas del pasado viernes, en un domicilio ubicado en la Segunda Cerrada del Mirador, en el fraccionamiento Loma Dorada.
Los policías preventivos del Destacamento “Terán Norte” se encontraban realizando labores de vigilancia en ese sector cuando repentinamente fueron interceptados por una pareja que llevaba cargando a su pequeño hijo y de manera desesperada pedían ayuda.
La mujer manifestó que otro de sus hijos, menor de edad, le había dado inocentemente el pedazo de galleta a su hermanito para que la comiera, pero se le quedó atorada en la garganta y tenía problemas para respirar.
Uno de los policías preventivos trató de sacarle el pedazo de galleta de la boca, pero al no lograrlo, optó por subir a la mamá y al papá junto con su hijo a la patrulla, procediendo de inmediato a trasladarse a la UMF No. 9 del IMSS.
Durante el trayecto el niño quedó inconsciente, por lo que uno de los policías preventivos procedió a realizarle la técnica de tracción mandibular y levantamiento de la lengua, logrando así despejar las vías respiratorias del bebé que momentos después comenzó a llorar. Una vez que llegaron al mencionado nosocomio, el señor Víctor, de 32 años y su esposa Gloria, de 30 años, ingresaron junto con su hijo al área de Urgencias donde personal médico procedió a la valoración del bebé, quien ya se encuentra fuera de peligro.