Un trabajador estuvo a punto de perder la vida, luego de que se registró el derrumbe de una pared en el domicilio en construcción donde se encontraba trabajando y le cayó sobre su humanidad.
Afortunadamente, sus demás compañeros que se percataron de lo sucedido procedieron a auxiliarlo, arribando posteriormente elementos de la Coordinación Municipal de Protección Civil quienes lo atendieron y posteriormente trasladaron a recibir atención médica a un nosocomio.
Los hechos se registraron ayer a las 09:10 horas, en un domicilio ubicado en la calle Vivero del Prado, en el fraccionamiento Casa Blanca.
En ese lugar se encontraban trabajando un grupo de personas en la construcción de un domicilio, cuando repentinamente parte de la barda que se encontraba encima de una marquesina no soportó el peso y cayó al suelo.
Algunos trabajadores de la construcción alcanzaron a quitarse para ponerse a salvo, pero su compañero de nombre Saúl, de 37 años de edad, quedó atrapado entre los ladrillos que cayeron sobre su humanidad.
A la llegada de los elementos de la Coordinación Municipal de Protección Civil se percataron que sus mismos compañeros ya habían retirado los ladrillos que habían quedado sobre Saúl, pero debido a que esta persona presentaba lesiones en ambas piernas, fue trasladado a un nosocomio a recibir atención médica.