Un fallido intento de extorsión fue el que se registró en el municipio de Asientos. La persona que casi fue víctima es un habitante del poblado de Ciénega Grande, a quien intentaron sorprenderlo al indicarle que su teléfono había sido hackeado y tenía que pagar una fuerte suma de dinero para desbloquearlo.
Los hechos se registraron el martes a las 10:40 de la mañana, cuando policías preventivos de Asientos y policías estatales realizaban labores de vigilancia en Ciénega Grande y al pasar por la calle Alameda fueron interceptados por una persona que les pidió ayuda, ya que un familiar estaba siendo objeto de una extorsión telefónica.
Se estableció que un hombre identificado como J. Ángel, de 75 años, desde el pasado lunes comenzó a recibir llamadas del número 492-202-19-41, en las cuales un sujeto que decía ser comandante de la Policía Preventiva le avisaba que su teléfono había sido hackeado. Sin embargo, le pidió que no se preocupara y que se trasladara al municipio de Loreto, Zacatecas, donde podría arreglar la situación siempre y cuando depositara una suma de dinero que le iban a indicar.
Posteriormente, recibió otra llamada donde le pedían que tirara su teléfono celular porque estaba intervenido y que adquiriera otro, además de que le solicitaron seis contactos de familiares para que lo ayudaran.
Fue precisamente cuando el hombre pidió los datos a uno de sus familiares, quien se percató de lo que estaba ocurriendo y decidió pedir apoyo. Cabe destacar que para evitar que el señor J. Ángel fuera víctima de la extorsión, los policías estatales bloquearon el número de donde le realizaban las llamadas telefónicas y le sugirieron estar alerta para no ser sorprendido por la delincuencia.