Los extorsionadores telefónicos siguen haciendo de las suyas y en esta ocasión le tocó a una comerciante del municipio de Cosío, a quien intentaron engañar con el pretexto de que llegarían hombres armados a su negocio para hacerle daño.
Afortunadamente, gracias a la oportuna intervención de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de la Policía Municipal de Cosío, se logró evitar que se entregara algún tipo de dinero.
Los hechos fueron reportados a las 12:15 horas, por una mujer de nombre María, quien comentó que, al encontrarse en su negocio ubicado en la cabecera municipal de Cosío, recibió una llamada telefónica de un sujeto que le estaba solicitando un depósito de 300 mil pesos, ya que, de lo contrario, mandaría a hombres armados hasta su negocio y acabarían con su vida y la de sus familiares.
Cabe destacar que al momento de que los uniformados hablaron con la afectada, ésta recibió una llamada de parte del mismo sujeto, pero cuando contestó uno de los policías, el delincuente de inmediato colgó y ya no volvió a insistir.
Luego de esto, los elementos policiacos le indicaron que trataban de cometer una extorsión, pero que no había riesgo alguno para ella o su familia, además de recomendar hacer caso omiso a este tipo de llamadas y colgar rápidamente.

¡Participa con tu opinión!