Enfrenta el sector salud un déficit por el orden de los 150 millones de pesos para el cierre del año, generado por gastos provocados en la atención a la pandemia de COVID-19. El gobernador Martín Orozco Sandoval, detalló que se analizan varias opciones para salir con números positivos financieramente, entre las cuales se contempla disponer de recursos del Fondo de Estabilización o en su defecto aplicar una readecuación de recursos.

Entrevistado en el marco de la jornada de vacunación a favor de trabajadores de 18 a 29 años de edad, así como rezagados de las grandes empresas, el mandatario reconoció que la pandemia ha ocasionado estragos económicos generados por la atención de la eventualidad sanitaria desde los dos últimos años y medio, principalmente por la compra de medicamentos a mayor costo y material quirúrgico, así como gastos de logística en las jornadas de vacunación y hasta en sueldo extra del personal de salud involucrado.

Actualmente, el déficit en el sector salud es de 150 millones de pesos, el cual incluso podría incrementarse en caso de que las vacunas para completar el cuadro de vacunación contra COVID en grupos pendientes no se lleve a cabo antes del mes de septiembre. Ante esa circunstancia, el mandatario explicó que se analiza aplicar una readecuación presupuestal, especialmente en algunas áreas como en obra pública, recordando que además el Fondo de Estabilización generado a base de ahorros en el gasto corriente, más el superávit de recaudación, permite tener mayor movilidad para el sector salud, evitando comprometer los servicios del ISSEA y del Hospital Miguel Hidalgo.

“El costo de vacunación ha generado un problema económico para el sector salud, algunos rubros podrían resultar afectados para darle soporte financiero para el resto del año. Es importante que en salud no se escatimen recursos”, externó.