A la par que se da impulso a la producción del vino tinto en la entidad, sería conveniente que se hiciera lo propio con el destilado de agave que se obtiene en Aguascalientes y que no puede ser comercializado como mezcal, por el juicio que sigue pendiente de resolver, tras el amparo presentado por productores de Oaxaca en contra de la denominación lograda para esta entidad y otros estados del país que también son productores de la bebida.
La situación es que la parálisis que se ha tenido sobre la denominación de origen del mezcal, ha desanimado a varios productores de maguey que tenían fincada la esperanza de salir adelante y hacer negocio al fin con esta actividad ancestral, pero que todo ha quedado paralizado, de ahí que inclusive se corre el riesgo que haya magueyes desaprovechados y perdidos.
Así lo manifestó el gerente del Comité Sistema Producto Maguey, Enrique Bañuelos Rayas, quien dio a conocer que la industria del mezcal en Aguascalientes este año, presenta una caída en sus ventas de alrededor de un 70%, pues ni a nivel local se ha podido posicionar como se quisiera la bebida que de aquí se obtiene.
Hasta hace un par de años, cuando se pregonaba el haber logrado la denominación de origen por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) se tuvo un auge que más bien pareció una moda que se ha ido apagando, y es que además, tiendas e inclusive dependencias estatales y municipales, traen a promover marcas de mezcal de otros estados, pudiendo presumir lo que aquí se produce.
Este año ha sido particularmente difícil, pues a principios de año se tenía amarrada la exportación de la bebida, no tanto como mezcal, sino como destilado de maguey, que demerita su precio pero es bien aceptado en el extranjero, pero debido a la pandemia todo se detuvo, así que hay botellas esperando mejores tiempos y oportunidades.
A la par que se espera el fallo de la autoridad judicial federal en cuanto al amparo por la denominación de origen, se esperaría tener el apoyo de las autoridades locales para promover lo que aquí se produce como mezcal o como destilado, que ya se había iniciado con resultados aceptables, pero que de pronto se abandonó.
Se ha dejado de manifiesto que ésta es una actividad que de ser apoyada, podría beneficiar a productores de escasos recursos que tienen fincada su esperanza en el maguey, tanto para la obtención de la bebida, de miel y de otros derivados del agave.