Laura Elena Rivera Manzanares

Después de un cuarto de siglo en que los productores lecheros han pedido que las grandes industrias utilicen su producto original para la elaboración de derivados o por lo menos especifiquen que se trata de productos en muchos casos elaborados con sueros, suplementos o colorantes, al fin se les atendió y saldrán del mercado algunos que no tienen del todo claras sus etiquetas.
En esto coincidieron los presidentes de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, y del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz, quienes resaltaron que desde siempre han solicitado el retiro de quesos, yogures y todos los derivados de la leche que no están hechos de la misma.
Lo que se ha pretendido no es acabar con esas grandes industrias que compran barato a los ganaderos lecheros, sobre todo los del sector social, sino que no engañen a la población al introducir en el mercado productos fabricados con grasas vegetales, sueros o saborizantes, haciendo creer que contienen leche pero no es así.
En tanto, Álvaro González recordó que año tras año “y cada que se ha podido”, se ha denunciado y exigido a las autoridades que en el mercado hay quesos, yogures y productos lácteos que se venden al público como si se tratara de leche al mismo precio e inclusive hasta más caras, mientras que el precio que se paga a los pequeños ganaderos lecheros es muy barato comparativamente del precio en el mercado.
Se tiene conocimiento que en cuanto se dio a conocer la salida del mercado de algunos quesos, yogures y productos lácteos, varias empresas cuyas marcas se vieron involucradas, sacaron comunicados advirtiendo que sus artículos sí tienen leche y en el caso de sus etiquetas, se han corregido los errores.
Pero mientras se solventan esas fallas, los productores lecheros del sector social, se congratulan de esta determinación de la autoridad federal, y quieren que se mantenga la inspección y obligación a cumplir con la especificación de los ingredientes que se incluyen en los productos lácteos en anaqueles del mercado, para que la población tenga información precisa sobre lo que compran y consumen.
Por fin, insistió Álvaro González, las autoridades se atrevieron a sancionar a las grandes industrias que por años se han aprovechado de sus proveedores de leche que son los pequeños ganaderos, a los que les compran parte del insumo que utilizan para la fabricación de parte de sus productos, otra parte se sabe que es leche en polvo o sueros, y ahora la sanción ha llegado.