Uno de los momentos más dulces que tiene el deporte mexicano en la historia de los Juegos Olímpicos ocurrió en Londres 2012, cuando la Selección de Futbol sorprendió a Brasil ganando la final por la medalla de oro con marcador de 2-1 y dos goles de Oribe Peralta para conseguir la primera, y anhelada, presea de la disciplina.
La historia parece querer repetir ese camino y ahora es en semifinales en donde Brasil y México chocarán por un lugar en la gran final este martes a las tres de la mañana en nuestro país. Este encuentro parece llegar en el mejor momento para el cuadro de Jaime Lozano, que encontró un nivel superlativo en los cuartos de final ante Corea del Sur, anotando en seis ocasiones, con grandes actuaciones de Guillermo Ochoa, Sebastián Córdova, Alexis Vega, Luis Romo y Henry Martín.
La única mala noticia es que tanto Jorge Sánchez como Érick Aguirre se perderán el encuentro por suspensión y lesión, respectivamente, lo que causará movimientos en la defensa que pueden ser aprovechados por Brasil, que tiene a sus dos máximas figuras en Daniel Alves y Richarlison. México buscará imponer su juego, sobre todo en medio campo, y atacar aprovechando que Brasil es un equipo que juega y deja jugar. Todos los amantes al futbol se desvelarán este martes para conocer si México tendrá oportunidad de otra hazaña olímpica o tendrá que pelear por el bronce.