Daniel Reyes
Agencia Reforma

Monterrey, México.-El Gobernador Samuel García aseguró ayer a los residentes del sur de Monterrey que su intención es cumplir con las siete horas de abasto prometidas con el programa de racionalización de agua, pero depende de que haya líquido en las presas.

Durante una transmisión que hizo desde su despacho en Palacio de Gobierno, señaló que se busca aprovechar al máximo el agua en los embalses.

«Estamos estirando lo más que se pueda las presas», expresó haciendo énfasis con sus expresiones corporales, «y cuidando cumplirles (el abasto) de 4 a 11 (de la mañana) y en gran parte de la Ciudad hasta un poquito más.

«Pero pónganse en mis zapatos», añadió, «¿cómo les cumplía si La Boca está seca, si Cerro Prieto seca y truena el chingado ducto de El Cuchillo?».

El 16 de junio, Agua y Drenaje de Monterrey detectó una fuga en el acueducto de la Presa El Cuchillo, la única que tiene un volumen suficiente en el Estado, lo que provocó que se suspendiera la operación durante días afectando el suministro de la mitad de la Ciudad hasta el día 21.