Tras el flamazo en la cocina de la escuela primaria Adolfo López Mateos, la directora de Educación Básica, Lourdes Carmona Aguiñaga, informó que el Instituto de Educación emprende una revisión a las 500 tiendas escolares que operan en el estado, a fin de garantizar las buenas condiciones de esa infraestructura.
Agregó que ese caso es una señal de alerta para todas las escuelas, donde sus directores deben asegurarse, en primera instancia, que estos servicios cuenten con los equipos adecuados, que no sea olvidada la supervisión, porque es responsabilidad del IEA garantizar la seguridad en los planteles.
La titular de Educación Básica sostuvo, además, que existe toda una reglamentación para el funcionamiento y supervisión de las tiendas escolares, pero ahora, con ese accidente, puso en evidencia que es necesario un mayor acercamiento con esa infraestructura; por fortuna, no hubo lesionados graves, pero lo más importante es cuidar a los estudiantes y a todo el personal escolar.
Comentó que la renovación de las tiendas escolares se hizo desde el cierre del ciclo lectivo anterior para que, cuando empezara este año 2021-2022, se contara con las empresas o los responsables de las mismas para la preparación de los alimentos en los planteles educativos que cuentan con una matrícula que haga factible la operación de este servicio.
Lourdes Carmona Aguiñaga apuntó que las escuelas con menos de 100 estudiantes no cuentan con una tienda, motivo por el cual los padres de familia les preparan o les llevan los lonches a los hijos al momento de los recreos, donde muchas mamás se coordinan para cocinar ellas mismas y dotar de alimento a los niños.
Finalmente, señaló que el IEA nunca evadirá sus corresponsabilidades, pero se requiere de la participación y el apoyo del Instituto de Salud del Estado, así como de las unidades de protección civil. Por esta razón, se seguirá trabajando de modo coordinado para asegurar las buenas instalaciones y la tranquilidad en las escuelas, los alumnos y los maestros.