Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró ayer que su Gobierno busca poner orden en el sector eléctrico para que las empresas dejen de robar.
En la conferencia mañanera, reiteró que durante el periodo neoliberal se dieron contratos “jugosísimos” a empresas particulares como parte de la privatización de la industria eléctrica.
“Y esto se fue profundizando al grado que las empresas particulares, sobre todo extranjeras, lograron contratos jugosísimos, hicieron negocios a costa de los mexicanos, porque se incrementaron los precios de la luz”, señaló.
“Entonces, ahora estamos poniendo orden y ya no queremos que sigan robando, para decirlo de manera clara; y ellos no quieren dejar de robar. Ese es el asunto, esa es la cuestión, ese es el tema”.
López Obrador calificó como un disfraz que se diga que las empresas producen energía limpia y barata, y que la Comisión Federal de Electricidad genera energía con combustibles contaminantes.
“(Dicen) que ellos son la modernidad, son muy cuidadosos del medio ambiente, les preocupa bastante el medio ambiente. Entonces, todo esto es una simulación, es un disfraz”, enfatizó.
¿Cuál es el resultado? ¿Cuál es la conclusión? La esencia es que las grandes corporaciones empresariales y las cadenas comerciales pagan tarifas más bajas que lo que pagan los consumidores por el consumo en los hogares, esa es la esencia de todo”.
En presencia del titular de la CFE, Manuel Bartlett, el Mandatario subrayó que los subsidios de luz a las grandes corporaciones deben desaparecer.
“Es una injusticia que estemos utilizando dinero del pueblo para subsidiar a las grandes corporaciones empresariales o comerciales.