Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la reapertura gradual de actividades, el IMSS vigilará que las empresas cumplan con los protocolos para evitar contagios de Covid-19 y para ello revisará la información histórica de las empresas sobre las incapacidades laborales, señaló Mauricio Hernández Ávila, director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS.
Ejemplificó que, en lo que va del año, en el sector de la construcción se han registrado 10 mil casos de enfermedades respiratorias, lo que ha representando un gasto de 7 millones de pesos; y 2 mil 496 incapacidades por Covid-19, cuyo gasto es de 4.4 millones de pesos.
Tabasco, Nayarit y Baja California Sur son las entidades en donde se registran el mayor número de incapacidades temporales en este sector laboral y se han detectado empresas en donde las incapacidades se han disparado con respecto a un año anterior.
Además, acotó, la construcción de obra pública y las edificaciones son los dos ramos donde se concentra el mayor número de subsidiados por incapacidad debido a las enfermedades respiratorias.
Checar el historial permitirá constatar qué tan eficientes son las medidas de la empresa en cuestión para disminuir las cadenas de transmisión del coronavirus, indicó el funcionario.
“Esas cadenas de transmisión, las podremos conectar con los semáforos que tendrá la Secretaría de Salud”, señaló.
Dijo que la idea es identificar si los protocolos de prevención contagio al interior de la empresa están funcionando.
E indicó que harán visitas o se solicitará a personal de la Secretaría del Trabajo que las haga, para verificar que empresas que son las que no cumplen correctamente los protocolos.
El funcionario dijo que se contempla que las empresas deben implementar, por ejemplo, la construcción de barreras de acrílico para separar los sitios de trabajo, así como filtros en los accesos.
También se supervisará que el personal porte equipo de protección, como cubrebocas, y que en el centro de trabajo haya insumos para la higiene.
“Esto es el abc y aplica a la construcción; a la industria automotriz, a la industria de minería, de diferentes formas, pero bajo los mismos conceptos”.
Finalmente, indicó que también están solicitando a los empleadores que no haya despidos ni marginación hacia las personas con comorbilidades, como obesidad, diabetes e hipertensión.