El estallido de un polvorín dejó dos personas sin vida. El accidente fue provocado por la manipulación de material pirotécnico sin las medidas de seguridad necesarias.
Quienes perdieron la existencia respondían a los nombres de Ángel, de 30 años de edad, y Javier, de 34. El primero de ellos fue trasladado a un nosocomio para recibir atención médica, aunque poco tiempo después dejó de existir.
Los hechos se registraron a las 11:05 horas en la comunidad Cañada Grande de Cotorinas, municipio de Aguascalientes.
Hasta ese lugar acudieron los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Aguascalientes, soldados del Ejército Mexicano adscritos a la 14ª Zona Militar, personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil y paramédicos.
Al hacer su arribo, se detectó que el accidente ocurrió en una negociación ubicada en la calle Piña y casi entronque con la carretera que conduce a la comunidad de Los Arellano.
En el inmueble, que quedó completamente destruido, se localizó el cuerpo sin vida de Javier, mientras que, a varios metros de distancia, estaba Ángel, por lo que, una vez que se le proporcionaron los primeros auxilios, fue trasladado a un nosocomio para ser atendido, aunque poco después también dejó de existir.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, se presentaron el agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado y el personal de la Dirección de Investigación Pericial.

¡Participa con tu opinión!