José de Jesús López de Lara

Ya fueron vinculados a proceso los tres presuntos “polleros” que fueron capturados la semana pasada por agentes de la FGE y policías estatales, tras ser sorprendidos en una “casa de seguridad” donde mantenían a casi 300 indocumentados.
Se trata de quienes fueron identificados como Alfredo L., Christian Z. y Alfredo E., todos ellos originarios del Estado de México, quienes ya se encuentran recluidos en el Cereso para Varones “Aguascalientes.
En base a las pruebas aportadas por el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, un juez de Control y Juicio Oral Penal, del Centro de Justicia Federal, les dictó la vinculación a proceso por el delito de tráfico de personas.
La Fiscalía General del Estado reveló que una vez que agentes federales de la FGR y del Instituto Nacional de Migración (INM) llevaron a cabo las investigaciones correspondientes, se estableció que de las 341 personas que se encontraban en la “casa de seguridad” y fueron rescatadas por agentes de la FGE y policías estatales, 288 eran originarios de Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Ecuador.
Mientras que el resto de las personas, eran originarias de México, pero que también habían contratado los servicios de los “polleros” a fin de ser trasladados a la frontera norte y poder cruzar a los Estados Unidos.
Una vez que el agente del MP Federal realizó la imputación en contra de los tres detenidos, el juez de Control y Juicio Oral Penal del Centro de Justicia Federal, determinó vincularlos a proceso por el delito de tráfico de migrantes, en la modalidad de albergue de extranjeros.
Además de ello, les impuso la medida cautelar de prisión preventiva.
De acuerdo a la carpeta de investigación, la semana pasada, policías estatales que estaban asignados a la vigilancia en la Puerta de Acceso Sur, que se ubica en la carretera federal No. 45 Sur, a la altura del poblado de Peñuelas, detectaron el arribo de un automóvil Nissan Versa, color blanco, con vidrios polarizados y placas de circulación de la Ciudad de México, en el que aparentemente eran transportadas cinco personas indocumentadas.
El conductor de la unidad automotriz evadió el retén policiaco y se dio a la fuga, por lo que varias patrullas de la Policía Estatal fueron en su persecución.
Unos agentes de la FGE que se desplazaban por la carretera federal No. 45 Sur, detectaron a la distancia que el vehículo sospechoso ingresaba a una finca color azul, que se ubica a la altura del fraccionamiento Vista Alegre.
Por tal motivo, los agentes de la PDI y policías estatales del Grupo de Operaciones Especiales, irrumpieron en la vivienda y arrestaron a tres presuntos “polleros”, además de localizar a 341 personas que se encontraban hacinados.
De ese total, se estableció que 288 eran extranjeros indocumentados, de los cuales 99 eran niños y adolescentes.