Piden grupos ambientalistas a candidatos a alcaldes y a diputados locales que no dejen del lado el tema ambiental y que den a conocer sus propuestas para la conservación de la biodiversidad, ante la grave problemática del agua que padece el estado y particularmente el municipio de la capital, destacó la presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes, María Guadalupe Castorena Esparza.
Tras el arranque de las campañas locales, la activista estableció que están a la espera de que los candidatos se acerquen con ellos para conocer sus plataformas en materia de política ambiental, luego de que en esta asignatura hay muchos temas pendientes por ser atendidos. “Los temas emergentes nosotros los tenemos, los manejamos y no necesitamos llegar a la campaña para estarlos comentando, pero sí queremos saber qué es lo que ellos han puesto en su escrito, qué les preocupa a ellos a nivel ambiental”.
Estableció que uno de los temas principales es el agua donde el área de la Sierra Fría es la principal captadora de agua en el estado, por lo que se deben establecer políticas de cómo llevar el agua a las casas, “pero hay que ver de dónde viene el agua, qué pasa si nosotros hacemos cómo que no vemos que la tierra se está fragmentando, que las áreas naturales donde se capta agua, como las que ya son protegidas o muchas otras que pudieran ser susceptibles y no se protegen porque siguen dando permisos para fraccionar y se pierden todas las posibilidades de servicios ambientales”.
En el tema de la Concesionaria del Agua, la cual está por concluir en los próximos 2 años, dijo que espera que se tenga a gobernantes inteligentes, que sepan a dónde va ese rumbo y a quién pedir opinión para que se pueda tener un mejor servicio.
Castorena Esparza se pronunció porque el crecimiento en el Municipio de Aguascalientes se acabe y que las personas que lleguen al poder piensen más bien en redensificar y en que los grandes negocios de las inmobiliarias se tienen que reinventar, tal y como ocurre en otros países donde se ve cómo algunas propiedades se compran para reconstruirlas y venderlas a un mejor precio, mientras que aquí se va dejando y se va devastando más y se van perdiendo más los ecosistemas.