La Secretaría de Seguridad Pública Municipal ha redoblado las acciones de sanitización y cuidados entre los elementos de la corporación a fin de evitar posibles contagios por COVID-19 en el desempeño de sus labores, señaló su titular, Antonio Martínez Romo.

Comentó que en la corporación se hace una vigilancia constante de los policías y en cada cambio de turno, el personal de comando está presente para realizar el proceso de revisión de la temperatura, que se utilicen guantes, cubrebocas, la aplicación del gel, así como las medidas para estar sanitizando sus propias unidades. “Hay oficiales que han hecho mezclas de un 70% de alcohol y 30% de agua en el tema del lavado de las unidades por el manejo que se da y en el contacto con los mismos detenidos, o gente que es reportada en la vía pública y aún al traerlos a Justicia Municipal o en su caso hacia la Fiscalía si se tratara de un delito, también se hace un protocolo de preguntas para detectar que estas personas no hayan tenido un contacto y a su vez que no contagien al personal”.

Asimismo, hizo referencia al caso de una pareja de elementos de la Policía Vial quienes dieron positivo a COVID-19 desde el inicio de la cuarentena tras el regreso de sus vacaciones, los cuales se mantienen en aislamiento en sus domicilios y evolucionan favorablemente en su estado de salud, además de que se hizo la búsqueda para dar con una posible cadena de contagios, sin que hasta el momento se presente algún otro caso en la corporación.

Finalmente, Martínez Romo comentó que hasta el momento tienen alrededor de ocho elementos de la corporación que han pedido dispensas para no laborar, tras el decreto del Gobierno Federal de mandar a sus casas a las personas con alguna enfermedad crónico-degenerativa ante la contingencia. “Se está evaluando para que se retiren, no sólo del tema operativo sino también la gente administrativa, que tiene algunas situaciones en particular y hemos tenido elementos femeninos que son operativas que también están en periodo de embarazo”.