Elementos de la Policía Municipal lograron evitar que se consumaran cinco casos de autoprivación de la vida en las últimas 72 horas. En todas las intervenciones se logró poner a salvo a las personas.
El primer reporte se realizó desde el fraccionamiento Fundición, en el que se manifestaba que en un domicilio de la calle Oro se encontraba una persona de sexo masculino que había ingerido medicamento controlado -Clonazepam- para atentar contra su vida, motivo por el que de inmediato arribaron al lugar policías preventivos brindándole los primeros auxilios al ciudadano de 56 años de edad, quien posteriormente fue trasladado a un hospital para recibir la debida atención.
El segundo reporte tuvo lugar en la Privada Juan Hernández Dávalos de la colonia La Salud, a donde se trasladaron policías preventivos tras un reporte realizado a los números de emergencia en el que se declaraba que una joven había ingerido varias pastillas; al arribar al lugar, los oficiales se entrevistaron con una ciudadana que les comunicó que su hija había ingerido medicamento y alcohol, desconociendo la cantidad, motivo por el que le brindaron los primeros auxilios hasta el arribo de paramédicos de la Coordinación Municipal de Protección Civil, quienes finalmente la trasladaron al Hospital General de Zona No. 1 del IMSS.
En el fraccionamiento Morelos I se registró la tercera intervención, en la cual los oficiales fueron informados que una persona de 50 años de edad había ingerido medicamento en exceso. Al llegar, los uniformados lograron estabilizar a la persona sin que fuera trasladada a recibir atención médica especializada.
El cuarto caso tuvo lugar en la calle Virginia Ofelia Martínez del fraccionamiento Rodolfo Landeros Gallegos, lugar donde un joven de 23 años de edad había atentado contra su integridad al haber ingerido dos cajas de medicamento. De esa manera los oficiales y paramédicos de la ambulancia UE-12 de Protección Civil Municipal le brindaron la atención prehospitalaria necesaria, para posteriormente ser trasladado a un nosocomio bajo sus propios medios y a voluntad de la familia.
El último caso se registró en el fraccionamiento Villa Montaña, en donde un joven reportó que su madre de 41 años de edad había ingerido alrededor de 15 pastillas de Clonazepam. La mujer fue atendida y estabilizada en el lugar por paramédicos.