José de Jesús López de Lara

Un policía preventivo de Cosío fue asesinado a balazos y otro más resultó herido, tras ser agredidos por unos sicarios a quienes habían detenido para una revisión de rutina, luego de detectarlos a bordo de una camioneta con vidrios polarizados.
Tras el cobarde ataque, los agresores escaparon con rumbo desconocido y aunque se implementó un impresionante operativo policiaco, no se logró dar con su paradero.
Quien murió en el cumplimiento de su deber, al recibir varios impactos de bala en la cabeza y tórax, fue el oficial Jorge Humberto, de 31 años.
Otro de sus compañeros resultó herido al recibir un par de balazos en ambas piernas, por lo que a bordo de una ambulancia del ISSEA fue trasladado a recibir atención médica a un nosocomio.
Los sangrientos hechos se registraron el martes a las 03:00 de la madrugada, cuando una patrulla de la Policía Municipal de Cosío, realizaba un recorrido de vigilancia por la carretera estatal No. 164 que conduce al poblado de El Salero.
En la unidad policiaca viajaban tres policías preventivos, siendo dos hombres y una mujer, quienes a la altura del kilómetro 2+000, detectaron una camioneta Jeep Grand Cherokee, color gris y placas de circulación de Zacatecas, con vidrios polarizados, por lo que decidieron marcarle el alto al conductor.
Una vez que detuvo la marcha metros más adelante, dos de los oficiales bajaron de la patrulla y se aproximaron a la camioneta.
De manera sorpresiva, de la unidad automotriz bajaron tres personas del sexo masculino que portaban rifles de asalto, quienes de manera sorpresiva comenzaron a disparar en contra de los policías preventivos, matando a Jorge Humberto, quien recibió los impactos de bala en la cabeza y el tórax, mientras que a su compañero lo hirieron en ambas piernas.
Tras la cobarde agresión, los sicarios abordaron nuevamente la camioneta y escaparon con rumbo al estado de Zacatecas, mientras que la oficial que presenció el ataque y resultó ilesa, reportó lo ocurrido a los servicios de emergencia y solicitó apoyo para sus compañeros.
Al lugar de la agresión acudieron policías estatales y policías preventivos de Cosío, además de una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos certificaron la muerte del oficial Jorge Humberto, mientras que a su compañero herido lo trasladaron a un hospital para recibir atención médica.
Aunque se implementó un impresionante operativo de búsqueda, en el que participaron agentes de la FGE, policías preventivos de Cosío y policías estatales, además de elementos de la Guardia Nacional, no se logró dar con el paradero de los sicarios, quienes aparentemente escaparon hacia el estado de Zacatecas.
Más tarde, acudieron a la escena del crimen para iniciar con las investigaciones correspondientes, los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Cabe destacar que esta agresión en contra de los policías preventivos de Cosío, se da apenas 48 horas después, luego de que el domingo por la tarde se registró otra movilización de un grupo de sicarios que lograron escapar y quienes dejaron abandonada una camioneta en el poblado de Soledad de Abajo, oculta entre un sembradío.