El Gobierno y la sociedad deben ser conscientes del riesgo que implica la realización del Festival de las Calaveras y el Congreso Nacional Charro, ya que a mayor aumento en la movilidad podría haber un incremento de enfermos graves, destacó el médico infectólogo Francisco Márquez Díaz.

El especialista apuntó que si bien con la gente ya vacunada baja la proporción de enfermos graves, si se tiene mayor movilidad seguramente va a haber un incremento en los pacientes graves, por lo que se vuelve una ruleta rusa donde no se sabe a quién le va a tocar, “pero si tanto la sociedad como el sistema de Gobierno están enterados y conscientes de ello, pues obviamente al personal de salud que no se nos pida hacer algo más allá de lo que humanamente podemos hacer”.

Advirtió que con la realización de estos eventos, existe el riesgo de que aumente aún más la ocupación en los hospitales dado que aún hay un porcentaje significativo de la población que no está vacunado.

Estableció que en la actualidad la pandemia tiene un curso ondulante con tendencia a disminuir, sin embargo la población no debe entender el mensaje de que esto ya se acabó, ya que sigue habiendo pacientes hospitalizados y una gran mayoría están en sus domicilios. “Estamos teniendo adolescentes en casa y enfermos y algunos adolescentes hospitalizados, esto sin duda ha sido efecto de la vacuna. El porcentaje de vacunación que reporta Gobierno Federal dice que vamos llegando casi al 60%, todavía una buena parte de la población no ha sido vacunada”.

Señaló que si bien en los hospitales privados ha disminuido la ocupación comparado con el pico de hace 5 o 6 semanas, en la actualidad la ocupación de pacientes en estado pos-COVID oscila en un 60%, mientras que los que tienen COVID activo son pocos y rondan de 1 a 2 por cada nosocomio privado. Sin embargo, en los hospitales públicos hay una gran cantidad de pacientes hospitalizados y otra parte de enfermos están en sus domicilios. “Llevo el seguimiento de alrededor de 10 a 12 pacientes en domicilio todos los días, eso quiere decir que otros médicos están viendo también a pacientes en sus casas”.

Finalmente, llamó a la población a seguir extremando precauciones y a mantener las medidas universales del uso del cubrebocas, el constante lavado de manos y el distanciamiento social.