Necesario que las autoridades clarifiquen la aplicabilidad que tendrá la ley que obligará a los patrones a dar Seguro Social a las trabajadoras domésticas, ya que de lo contrario está el riesgo de que quede en simple letra muerta, destacó la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista social calificó como un logro trascendental y una decisión muy importante el que las empleadas domésticas puedan contar con Seguro Social, tras afirmar que todas merecen las prestaciones y las políticas públicas que se les puedan dar en beneficio, porque el trabajo que realizan es muy importante. “Si lo tradujéramos al Producto Interno Bruto, en el rubro de los trabajos no remunerados, pues sabemos que representa un gran número económicamente hablando”.
En entrevista con El Heraldo, estableció que ahora el asunto es cómo va el Gobierno a garantizar que realmente se les dé el Seguro Social a las trabajadoras domésticas y que no se quede como muchas otras leyes, en palabra muerta. “Necesitamos políticas públicas que obliguen a ejercer esta ley que se está implementando. A menos de que se hiciera un buen sindicato de trabajadoras domésticas que realmente funcione donde sus lideresas realmente respondan por ellas y velar por su integridad física, emocional, psicológica, pero sobre todo laboral”.
Y es que reconoció que en determinado momento, el patrón pudiera jugar con estas personas al ofrecerles el seguro o una cantidad extra menor a la cuota del IMSS, donde seguramente las mujeres podrían preferir el dinero para solventar sus situaciones más apremiantes. “Yo conociendo a muchas mamás y mujeres, les conviene mayor cantidad de dinero, porque les ajusta más para comer hoy y atender a sus hijos y mañana si se les enferman, ya verán cómo hacerle. Aunado a las atenciones tan deprimentes del IMSS, por eso prefieren el dinero”.
Por lo anterior, dijo que existe una gran disyuntiva, de ahí que la autoridad debe clarificar la operatividad de esta norma y que los sujetos obligados realmente sean solidarios con estas personas.